Enlaces para accesibilidad

Republicanos postergan votación

  • Voz de América - Redacción

El debate por el aumento del techo de la deuda continúan, mientras se acerca el plazo del 2 de agosto, donde EE.UU. podría caer en default.

El debate por el aumento del techo de la deuda continúan, mientras se acerca el plazo del 2 de agosto, donde EE.UU. podría caer en default.

Republicanos postergan votación de iniciativa de Boehner que no incluía el nivel de reducciones presupuestarias prometido.

Los líderes republicanos en la Cámara de Representantes, postergaron hasta el jueves 28 de julio de 2011, la votación sobre un plan para elevar el techo de la deuda, a menos de una semana para que venza el plazo, el próximo 2 de agosto, antes de que Estados Unidos caiga en default.

La decisión de postergar la votación sobre el plan del presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, se produjo después de que se determinara de que la legislación no incluía el nivel de reducciones presupuestarias prometido.

La incertidumbre volvió a instalarse en el mercado estadounidense de valores que cayó al cierre del martes, aunque jefe de gabinete de la Casa Blanca, William Daley, dijo tener confianza en que Estados Unidos no incumplirá sus pagos.

Por su parte, el presidente Barack Obama, dejó claro que prefiere el plan del demócrata Harry Reid, líder de la mayoría en el Senado, el cual establece $2,7 billones de dólares en reducciones y elevar el límite de la deuda hasta después de las elecciones presidenciales de 2012.

Preocupación en el mercado

Mientras tanto, en la Junta de Corredores de Bolsa de Chicago -el mercado de valores más antiguo del mundo-, los corredores creen que Estados Unidos no cesará sus pagos de la deuda y están más preocupados por las consecuencias de una potencial disminución en la calificación de crédito del país.

Scott Shellady, quien es agente de inversiones de la ICAP Energy en Chicago, dice que “la baja en la calificación es sobre lo que tenemos que hablar, antes que hablar de un incumplimiento de pagos. No vamos a dejar de pagar. Tenemos suficientes recibos de ingresos que vamos a recibir como para pagar nuestras obligaciones. Estamos usando esa palabra “cesación” para hacer algo más temprano que tarde”, advirtió.

Shellady dice que las consecuencias de que el crédito de Estados Unidos sea rebajado pueden ser enormes, porque “vamos a tener que atraer compradores para nuestros bonos, para continuar pagando nuestras deudas y hacer funcionar el gobierno”.

Por tal motivo, “la única forma de que realmente podamos hacer eso es ofrecer un mayor retorno. Para eso nuestras tasas de interés van a tener que subir, para atraer a los inversionistas extranjeros, y al hacerlo vamos hacer subir las tasas de interés para todo el mundo”, explicó el inversionista.

Estados Unidos tiene desde 1917 una calificación de crédito Triple A, la mejor posible.

XS
SM
MD
LG