Enlaces para accesibilidad

Emiten reporte de operación rápido y furioso

  • Voz de América - Redacción

Esta foto muestra parte de las armas que fueron presentadas en 2011 una conferencia de prensa en Phoenix, Arizona.

Esta foto muestra parte de las armas que fueron presentadas en 2011 una conferencia de prensa en Phoenix, Arizona.

El secretario de Justicia, Eric Holder, queda eximido de responsabilidad en la fallida operación contra el tráfico de armas, pero hay 14 funcionarios estadounidenses implicados.

Catorce empleados federales encaran acciones disciplinarias por su responsabilidad en la fallida operación contra el tráfico de armas denominada Rápido y furioso, según un informe de investigadores del Departamento de Justicia difundido este miércoles.

Los implicados tras la pesquisa de 19 meses son funcionarios de la Agencia para el control del Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (AFT, por sus siglas en inglés) y del propio Departamento de Justicia. En su reporte los investigadores no recomendaron cargos criminales contra los involucrados.

La investigación exime de culpa al secretario de Justicia, Eric Holder, de quien dice que no fue informado sobre la controvertida operación hasta el 2011, después de la muerte de Brian Terry, agente de la patrulla fronteriza de Estados Unidos, ocurrida en 2010 en Arizona.

Tras la difusión del informe, Holder emitió un comunicado en el que sostiene que el reporte del Inspector General confirma lo que su oficina había reiterado, que los altos funcionarios del Departamento de Justicia "no estaban enterados ni habían autorizado” tal operación.

Según el voluminoso documento, la operación estuvo condenada al fracaso por “una serie de tácticas y estrategias equivocadas, errores de juicio y fallos administrativos” de parte de los agentes encargados de llevarla adelante.

Rápido y furioso ha provocado tensiones entre Estados Unidos y México y también entre los partidos Demócrata y Republicano.

La operación estuvo concebida para seguir la pista a armamento que aparentemente era adquirido de forma ilegal para carteles de la droga en México.

Sin embargo, se perdió la pista de más de 1.400 armas de las más de 2.000 que estaban involucradas y muchas de ellas fueron encontradas más tarde en escenas criminales en México y en Estados Unidos, incluyendo el lugar donde murió el agente Terry.

La Cámara de Representantes, de mayoría republicana, buscó durante meses que una corte federal emitiera una citación judicial contra Holder para que entregara archivos del operativo.
XS
SM
MD
LG