Enlaces para accesibilidad

Investigación cuestiona Intervención británica en Irak

  • Voz de América - Redacción

Sir John Chilcot encabezó la investigación sobre la particpación británica en la guerra en Irak.

Sir John Chilcot encabezó la investigación sobre la particpación británica en la guerra en Irak.

Panel investigador de la intervención británica en Irak dice que no había una amenaza inminente de Saddam Hussein.

El jefe de la investigación sobre el rol del Reino Unido en la guerra de Irak dijo, este miércoles, que el conflicto fue “una intervención que fue muy mala con consecuencias hasta hoy en día”.

El exempleado civil John Chilcot habló cuando su panel divulgó un largamente esperado informe que tomó varios años de audiencias públicas y el análisis de 150.000 documentos. El panel trataba de responder si la invasión encabezada por Estados Unidos fue necesaria y si la conflictividad que siguió debió haber sido anticipada.

“Una acción militar en Irak pudo haber sido necesaria en algún momento, pero en marzo de 2003 no había una amenaza inminente de Saddam Hussein”, dijo Chilcot.

Agregó que la decisión de ir a la guerra fue hecha antes de que la comunidad internacional hubiera agotado las oportunidades de contener y desarmar a Irak y de que fuera presentado un juicio sobre la extensión de la amenaza de armas de destrucción masiva con una certeza que no era justificada. No se encontraron armas de destrucción masiva en Irak.

Chilcot dijo que los riesgos de lucha interna y la actividad de al-Qaeda en Irak, al igual que la inestabilidad regional, fueron explícitamente destacados antes de que comenzara la invasión. Indicó además que el primer ministro Tony Blair había sido advertido que la acción militar aumentaría la amenaza que el Reino Unido enfrentaba de al-Qaeda.

Blair ha rechazado acusaciones de que él actuó en forma deshonesta al defender la guerra que causó la muerte de 179 soldados británicos.

XS
SM
MD
LG