Enlaces para accesibilidad

EE.UU.: Agricultores apoyan reforma migratoria


Los agricultores estadounidenses esperan que se llegue a una resolución favorable en el tema de la reforma migratoria.

Los agricultores estadounidenses esperan que se llegue a una resolución favorable en el tema de la reforma migratoria.

Los agricultores estadounidenses reclaman que se apruebe una reforma de las leyes de inmigración y afirman que si nos se aprueba, el impacto negativo será global.

Los agricultores estadounidenses están experimentando una escasez de mano de obra para trabajar en sus campos.

Los trabajadores de los que disponen son en gran parte originarios de América Latina, quienes viven en Estados Unidos indocumentados o con documentos falsos. Los agricultores dicen que sin una reforma de inmigración, los problemas persistirán.

Trabajadores
temporales


Los productores y el sindicato de trabajadores agrícolas también quieren un programa de trabajadores temporales, algo que los agricultores dicen que va a resolver el problema de escasez de mano de obra.

En cambio, si la reforma no se concreta, la escasez de mano de obra en las granjas de Estados Unidos tendrá un impacto global, dice el granjero Jack Vessey.

“Si no podemos recoger esta cosecha, y si la producción ya no se podrá realizar en Estados Unidos, tendrá que ser importada. En definitiva los productos agrícolas tendrán que venir de algún lado”, afirma.

Y el resultado podría ser aún más amplio, porque los consumidores tendrían que pagar un precio más alto por las frutas y verduras.
Los agricultores del Valle Imperial llaman a la actual, la temporada muerta. Las temperaturas de verano permanecen siempre por encima de los 38º grados centígrados y no hay muchos cultivos en producción en los campos en el momento, pero en el invierno habrá lechuga y apio, y en la primavera melones y sandías.

El caso de Francisco

Pero incluso en la temporada baja del verano, hay trabajo para Francisco Saucedo, un tractorista que trabaja en la preparación de la tierra para la siembra del otoño.

Francisco vive en México, y todos los días se despierta a las 2 de la mañana, y espera en las largas colas en el cruce de la frontera, para empezar a trabajar a las 6:00 de la mañana en Estados Unidos.

"Aquí, un dólar es un dólar. Pero en México, son $13 pesos. Así que si trabajo allá, haciendo lo mismo que aquí (en Estados Unidos), me pagan cerca de $6 dólares al día”, explica Saucedo. Pero en Estados Unidos, Saucedo gana unos $90 por día.

Los agricultores pide una reforma

Los agricultores estadounidenses también sienten la situación como propia.

Larry Cox es la segunda generación de una familia de agricultores, y su cultivo y cosecha de vegetales depende de los migrantes o jornaleros de México. Pero en la actualidad ya no llegan suficientes trabajadores a través de la frontera. “Desde hace unos diez años tenemos una escasez crónica de trabajadores”, dijo Cox.

El problema, explica Cox, es que es más difícil conseguir visas para trabajar en Estados Unidos, por lo que muchos trabajadores agrícolas de América Latina trabajan con documentos falsos.

El presidente de Western Growers, Tom Nassif dijo que en la actualidad viven en Estados Unidos aproximadamente 11 millones de trabajadores en con documentos falsos. "De esos 11 millones, 1,2 millones trabajan en la agricultura”, señaló.

Nassif ha estado trabajando con los legisladores en el Congreso sobre la reforma migratoria. Como empresario apoya el proyecto de ley aprobado por el Senado para legalizar a los trabajadores que ya están en los Estados Unidos y que finalmente, proporciona la posibilidad acceder a la ciudadanía.

Sindicato apoya proyecto del Senado

El sindicato que representa a los trabajadores del campo también apoya el proyecto de ley del Senado.

La directora de Participación Cívica y Políticas de la Fundación de la Unión de Trabajadores Agrícolas, sostiene que la reforma mejorará las condiciones de trabajo de muchos inmigrantes que trabajan a menudo en condiciones difíciles y a veces son explotados por sus empleadores.

Con la reforma, dice Lomeli, los trabajadores “van a tener derecho a defenderse y ya no ser intimidados, o incluso en muchos estados hasta ser sujetos de condiciones similares a la esclavitud”, explicó.

La Cámara de Representantes todavía tiene que aprobar su propia versión o versiones del proyecto de ley antes de que el pleno del Congreso vote sobre una versión final de la reforma.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG