Enlaces para accesibilidad

Reducir tiene un nuevo significado

  • Shelley Schlender

Jay Shafer en su casa de soltero, construida por él mismo en Graton, California.

Jay Shafer en su casa de soltero, construida por él mismo en Graton, California.

El mercado de finca raíz tienen un nuevo producto, muy bien recibido por los compradores en días de crisis, las casas diminutas.

La crisis de hipotecas que se ha experimentado en Estados Unidos últimamente, demuestra que los estadounidenses poseían casas que eran más grandes de lo que ellos o su presupuesto necesitaban. Esta puede ser una de las razones del creciente mercado de casas diminutas.

Cuando Jay Shafer era niño detestaba su casa de 370 metros cuadrados.

“Era mi hermana y yo quienes limpiábamos la casa todos los fines de semana”, dice Shafer, “envidiábamos a los otros niños que jugaban en vez de limpiar”.

Hoy, Shafer es el director de Tumbleweed Tiny Homes y diseña casas que son pequeñas y ecológicas.

“No quemo más energía o gasto más materiales de lo que es estrictamente necesario”, explica el de diseñador.

Además, Shafer asegura que viviendo con muy poco, amplia su felicidad personal.

“Yo me deshago de todo lo innecesario y vivo con lo que realmente me hace feliz. Este proceso de edición por lo general es arduo, pero una vez está hecho, usted se siente muy liberado”, afirma Shafer.

Su casa tiene menos de nueve metros cuadrados y está a la sombra en una carretera. La casa tiene baño, con cisterna y ducha, una cocina, con estufa de gas y lavaplatos, y un cuarto en el segundo piso. Además posee algunos lujos como pisos de madera, chimenea y un jardín. El escritorio y computador portátil de Shafer son a la vez su oficina y su cuarto de televisión.

Viviendo en pequeño

A pesar de que Shafer vivió en esta diminuta casa por casi una década, él dice que las cosas cambiaron un poco cuando se casó.

“Mi esposa insistía que necesitábamos algo más grande. Después tuvimos un bebé, entonces tenía sentido tener un poco más de espacio”, comenta Shafer confesando que no le gustaría vivir con otras dos personas en una casa de nueve metros cuadrados.

A pesar de que la casa que ahora comparte con su esposa e hijo es cinco veces más grande que su antiguo hogar, todavía es cinco veces más pequeña que una casa promedio en Estados Unidos.

En todo el país, más de 300 personas se han acomodado a estas casas ya que Shafer dicta talleres y comparte los planos de las casas.

Hágalo usted mismo

El costo de una casa diminuta prefabricada, sin incluir el terreno, está alrededor de los $50,000 dólares, un cuarto de lo que cuesta una casa promedio en EE.UU. A su vez, si el deuño tiene habilidades para la construcción puede reducir más el valor final.

Pequeño promete ser la siguiente tendencia del mercado en EE.UU.

La Asociación Nacional de Constructores informó, en 2009, que el promedio las casas estaban siendo reducidas en comparación a los años anteriores. Hay más de 50 diseñadores y constructores especializados en casas diminutas. Todos los días, miles de visitantes se acercan a la comunidad de internet que fundó Shafer, la Small House Society, para leer y compartir consejos sobre reducción en el hogar.

XS
SM
MD
LG