Enlaces para accesibilidad

Investigan 'Rápido y Furioso'

  • Voz de América - Redacción

El asesinato del agente de inmigración estadounidense Jaime Jorge Zapata en México, disparó las investigaciones sobre el tráfico de armas.

El asesinato del agente de inmigración estadounidense Jaime Jorge Zapata en México, disparó las investigaciones sobre el tráfico de armas.

La ATF perdió de vista 1.400 de las más de 2.000 armas que se compraron en transacciones que llamaron la atención de los investigadores de Rápido y Furioso.

El secretario de Justicia de Estados Unidos, Eric Holder afirmó que una investigación sobre traficantes de armas, conocida como 'Operación Rápido y Furioso' (Fast and Furious), “fue errada en concepto y en su ejecución, nunca debió haber sucedido y no debe suceder otra vez”.

Al declarar ante la Comisión Judicial del Senado sobre la 'Operación Rápido y Furioso', por la cual se pretendía investigar la venta de armas a cárteles de la droga mexicanos, el secretario Holder dijo "quiero ser muy claro, cualquier caso de las llamadas armas desaparecidas, es simplemente inaceptable".

Los senadores republicanos quieren saber por qué y cómo las armas de fuego que debían haber estado vigiladas fueron a dar a manos de narcotraficantes de cárteles mexicanos.

Unas 1.400 de aproximadamente 2000 armas que eran vigiladas por agentes estadounidenses como parte del operativo 'Rápido y Furioso' han desaparecido. Algunas han sido utilizadas en crímenes en México y Estados Unidos.

"Lamentablemente esta táctica fue usada como parte de Rápido y Furioso", reconoció Holder, una operación "que fue iniciada para combatir el tráfico de armas y la violencia en la frontera suroccidental".

En una declaración que leyó al iniciarse la audiencia, el secretario Holder dijo que la Operación fue errada en su concepto y en su implementación y advirtió que las consecuencias se sentirán en México y Estados Unidos por muchos años.

"Esto nunca debió haber sucedido y no debe volver a suceder", señaló Holder. "Para asegurarnos de ello, y luego de enterarnos de las afirmaciones hechas por agentes de la ATF que participaron en Rápido y Furioso, tomé medidas", explicó ante los senadores, "pedí que se investigara el asunto y que se enviara una orden a los agentes de la ley y fiscales indicando que dichas tácticas infringen la política del Departamento de Justicia y no serán toleradas".

El diario capitalino The Washington Post informa este martes 8 de noviembre de 2011, que el secretario Holder, hará un señalamiento en tal sentido durante el testimonio que presentará ante la Comisión Judicial del Senado, donde declarará sobre la Operación.

Se anticipa que Holder será fuertemente cuestionado por los senadores republicanos, quienes han dicho que quieren saber por qué y cómo las armas de fuego que debían haber estado vigiladas fueron a dar a manos de narcotraficantes de cárteles mexicanos.

Según el Post, en sus declaraciones preparadas, el secretario Holder advertirá que: “desafortunadamente, sentiremos los efectos por años, a medida que las armas que se perdieron durante la operación continuarán apareciendo en escenarios de crímenes tanto aquí como en México”.

Agentes de la Agencia para el Control de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos, (ATF), declararon que se les ordenó permitir que personas sospechosas compraran armas de fuego en tiendas de la zona de Phoenix, en Arizona, que se creía eran para cárteles de la droga mexicanos, en lugar de arrestarlos y confiscar las armas en el lugar.

La ATF perdió de vista 1.400 de las más de 2.000 armas que se compraron en transacciones que llamaron la atención de los investigadores de Rápido y Furioso.

El secretario Holder ha dicho que supo de los problemas de la operación a principios de año, pero los senadores republicanos han sugerido que el secretario Holder fue informado por lo menos en julio de 2010.

XS
SM
MD
LG