Enlaces para accesibilidad

Analizan explosivo que planeaba utilizar al-Qaeda

  • Dan Robinson

Las autoridades estadounidenses piensan que el fugitivo saudita Ibrahim Hassan al-Asiri es el responsable de planear el frustrado atentado con bomba a un avión estadounidense.

Las autoridades estadounidenses piensan que el fugitivo saudita Ibrahim Hassan al-Asiri es el responsable de planear el frustrado atentado con bomba a un avión estadounidense.

Un fugitivo saudita, relacionado con al-Qaeda en Yemen, es buscado en relación al frustrado complot contra un avión en ruta hacia Estados Unidos. El explosivo que pensaba utilizar probablemente era indetectable.

El nuevo explosivo que había planeado utilizar al-Qaeda para atacar un avión, es objeto de estudio detenido para saber si pudo haber pasado por los controles de seguridad de los aeropuertos, dijo este martes 8 de mayo de 2012, el asesor antiterrorista de Obama, John Brennan.

El explosivo no contenía metal, lo que significa que probablemente no habría sido descubierto por los detectores de metales de los aeropuertos. Pero no está claro si los nuevos detectores corporales utilizados en muchos aeropuertos habrían revelado que el extremista portaba el artefacto.

Las autoridades estadounidenses informaron que la rama de al-Qaeda en Yemen intentó infiltrar un atacante suicida a bordo de un avión que tenía su ruta programa hacia Estados Unidos. El atacante planeaba abordar el avión con explosivos colocados en su ropa interior.

Según la información difundida, el complot fue detectado con anticipación y la bomba fue desactivada antes de que el avión y los pasajeros estuvieran en riesgo.

El Consejo de Seguridad de la Casa Blanca informó en un comunicado dado a conocer este lunes 7 de mayo de 2012, que el presidente Barack Obama fue informado sobre el complot en abril y posteriormente recibió actualizaciones sobre la situación en forma regular. El comunicado dice que el presidente fue informado que el artefacto no supuso un riesgo para el público.

Al hablar este lunes con los periodistas, el secretario de Defensa, Leon Panetta, declinó comentar sobre los detalles de operaciones clasificadas. Sin embargo, explicó que el incidente deja claro que Estados Unidos debe permanecer vigilante sobre posibles ataques.

La agencia de noticias The Associated Press dijo que el atacante suicida que se debía inmolar en el avión tenía su base en Yemen y que el complot estaba destinado a ser ejecutado para conmemorar el primer aniversario de la muerte de Osama bin Laden. También se informó que el atacante no llegó a definir su objetivo ni a comprar el ticket de avión.

Las autoridades informaron que la bomba que iba a ser utilizada es un artefacto rediseñado, similar a la bomba que los terroristas planeaban usar en 2009 en un vuelo de Amsterdam a Detroit, cuando un ciudadano de origen nigeriano intentó detonar una bomba colocada en su ropa interior, en un vuelo en el día de Navidad.

Al-Qaeda revela video de rehén

Mientras tanto la red terrorista al-Qaeda dio a conocer un video donde aparece el rehén estadounidense Warren Weinstein, quien solicita al presidente Barack Obama que acepte las demandas de sus captores, porque de otra forma será asesinado.

Los grupos de observadores dijeron que el brazo armado de al-Qaeda dió a conocer el video en un sitio de Internet de los yidahistas. La grabación de casi tres minutos muestra a Weinstein hablando en tono impasible, donde le dice a su esposa que se encuentra en buena estado de salud.

Weinsten aparece vestido con una túnica tradicional que de la región de Pakistán-Afganistán y se encuentra sentado tras una mesa con libros y comida.

No está claro cuando fue grabado el mensaje y las autoridades estadounidense negaron a hacer cualquier comentario.

En diciembre pasado, el actual líder de al- Qaeda, Ayman al-Zawahiri dijo en un video que Weinstein no sería liberado hasta que cesen los ataques contra los países musulmanes, a la vez que demandó la liberación de los prisioneros del Talibán.

Un grupo de ocho hombres armados secuestraron a Weinstein, de 70 años, desde su casa en Lahore, Pakistán, en agosto pasado, días antes de regresar a Estados Unidos, tras desempeñarse en Pakistán como director de la compañía consultora estadounidense J.E. Austin y Asociados.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG