Enlaces para accesibilidad

Jefe de al-Qaeda ordenó decapitación


Khalid Sheikh Mohamed, acusado por los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en EE.UU, dijo haber decapitado al periodista.

Khalid Sheikh Mohamed, acusado por los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en EE.UU, dijo haber decapitado al periodista.

El nuevo cabecilla de la red terrorista es señalado como el presunto asesino del periodista estadounidense Daniel Pearl.

El terrorista egipcio Saif al-Adel, recién nombrado jefe interino de la red al-Qaeda tras la muerte de Osama bin Laden, tuvo que ver directamente con el asesinato del periodista estadounidense Daniel Pearl en Pakistan en 2002.

Según investigadores de la universidad de Georgetown, en Washington, al-Adel discutió el secuestro del reportero del Wall Street Journal con Khalid Sheikh Mohamed, acusado por los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en EE.UU.

El estudio revela que Khalid informó al FBI que un alto cabecilla de al-Qaeda que resultó ser el egipcio al-Adel le instruyó llevar a cabo el secuestro.

Pearl fue secuestrado en la ciudad de Karachi mientras hacía un reportaje investigativo de los militantes islámicos paquistaníes quienes terminaron tomándolo como rehén.

De acuerdo con el denominado Pearl Project, que investigó la muerte del periodista, al-Adel se enteró del secuestro y le instruyó a Khlaid que se apoderara de Daniel Pearl.

Según Khalid, al-Adel quería asegurarse de que el secuestro y la muerte del estadoundiense “fueran un asunto de Al Qaeda".

Arrestado en Pakistán en 2003 y llevado como prisionero al campamento de Guantánamo, en Cuba, Khalid dijo luego haber sido él quien decapitó al periodista.

El mulá Omar estaría vivo

En Afganistán, los talibanes desmintieron este lunes que su cabecilla, el mulá Mohamad Omar, haya sido muerto en Pakistán, tal y como informaron medios de prensa.

Un portavoz de los talibanes identificado como Zabihullah Mujahid dijo a la agencia Reuters que el mulá "está vivo y activo en Afganistán”.

Otro vocero del grupo dijo a la agencia AP que la muerte del talibán es "una versión absolutamente equivocada. Sólo es propaganda y rechazamos totalmente esos rumores".

Funcionarios de seguridad y diplomáticos en Pakistán pusieron en duda desde el principio las versiones según las cuales el mulá, uno de los hombres más buscados en el mundo, había sido muerto cuando viajaba entre Quetta y Waziristán del Norte, cerca de la frontera con Afganistán.

Tras la caída de Bin Laden en Pakistán, han crecido los rumores de que EE.UU. podría estar cerca de capturar al jefe de los talibanes, que es tuerto y lleva casi una década escondido.

El presidente Barack Obama ha dicho estar dispuesto a ordenar donde sea otra operación militar como la que eliminó a bin Laden si EE.UU tiene indicios de que un cabecilla terrorista se esconde en cualquier país.

XS
SM
MD
LG