Enlaces para accesibilidad

Profundo debate por el presupuesto


El año fiscal ya terminó, pero el Congreso aprobó una extensión del presupuesto del año 2010, para asegurar la continuidad del funcionamiento del gobierno.

El año fiscal ya terminó, pero el Congreso aprobó una extensión del presupuesto del año 2010, para asegurar la continuidad del funcionamiento del gobierno.

El presidente Barack Obama dijo estar dispuesto a trabajar con ambos partidos para llegar a un compromiso.

Los legisladores republicanos y demócratas en el Congreso de Estados Unidos, libran una abierta batalla por los recortes presupuestarios.

El resultado, si no se llega a alcanzar un acuerdo, podría ser una paralización del gobierno, tal como ocurrió en 1995, durante la presidencia de Bill Clinton, cuando los congresistas del Partido Republicano no autorizaron el incremento de la deuda del país, determinando el cierre todos los servicios no esenciales del gobierno por varios días.

El líder republicano de la Cámara de Representantes John Boehner, acusó a los demócratas de preferir cerrar el gobierno antes que reducir los gastos.

Al mismo tiempo, Boehner dijo que los representantes republicanos se negarían a aprobar una extensión temporal de los niveles de gastos mientras continúan las negociaciones. “Lean mis labios” dijo Boehner, “vamos a hacer recortes al presupuesto”.

Por su parte, Harry Reid, el líder demócrata del Senado respondió inmediatamente a las declaraciones, diciendo que los republicanos serían culpables si el gobierno debe ser paralizado.

Añadió que el líder republicano de la Cámara de Representantes estaba equivocado al hacer amenazas antes de negociar.

El año fiscal terminó hace varios meses, pero el Congreso aprobó una extensión del presupuesto del año 2010, con la finalidad de asegurar la continuidad del funcionamiento del gobierno mientras se discuten los términos del recorte de gastos.

La extensión se conoce con el nombre de Resolución Continua y dura hasta el 4 de marzo.

Los republicanos proponen recortar hasta $100.000 millones de dólares del presupuesto federal del presidente Barack Obama, lo que incluye grandes reducciones en protección ambiental, investigación médica y asistencia para agencias policiales en las áreas de frontera.

Los demócratas dicen que los recortes propuestos por los republicanos de la Cámara son “irresponsables” y señalan que recortar los programas sociales perjudicará a mujeres, a niños y ancianos.

Añaden que reducir la ayuda al extranjero pondrá en peligro los intereses de seguridad nacional del país.

Dado que los republicanos controlan la Cámara de Representantes, y los demócratas el Senado, se anticipa que la batalla por el presupuesto sea especialmente difícil de resolver.

El presidente Barack Obama dijo estar dispuesto a trabajar con ambos partidos para llegar a un compromiso, sin embargo ha dejado claro que vetará los grandes recortes de gastos que se están discutiendo si estos llegan a ser enviados para su firma.

XS
SM
MD
LG