Enlaces para accesibilidad

Cuatro emboscadas a policías en diferentes ciudades de EE.UU.

  • Voz de América - Redacción

El detective Benjamin Marconi resultó muerto en el ataque llevado a cabo en San Antonio, Texas.

El detective Benjamin Marconi resultó muerto en el ataque llevado a cabo en San Antonio, Texas.

San Antonio en Texas; St. Louis, Missouri; Sanibel, Florida y Gladstone, cerca de Kansas City las ciudades que reportan incidentes.

Cuatro oficiales de policía en cuatro diferentes estados fueron baleados en ataques estilo emboscada el domingo, pero todavía no se ha establecido ni motivo ni conexión entre los ataques.

El primero de los ataques ocurrió poco antes del mediodía en San Antonio Texas, a corta distancia de una estación de policía, cuando un detective con 20 años de experiencia murió tras ser baleado en la cabeza mientras escribía una multa de tráfico.

El segundo incidente se reportó en la ciudad de St. Louis, a las 7:30 de la noche, cuando una agente de 46 años que se encontraba dentro de su auto patrulla fue herido al ser emboscado por alguien que se estacionó a la par. El sargento fue hospitalizado en estado crítico pero se espera que sobreviva.

Media hora más tarde, una tercera emboscada en el pequeño pueblo costero de Sanibel, en Florida, dejó un oficial herido cuando había hecho una parada ordinaria de tráfico y fue atacado desde otro auto. El oficial fue tratado y dado de alto en un hospital y el sospechoso fue arrestado luego de enfrentarse con la policía.

Un cuarto agente de la ciudad de Gladstone, cerca de Kansas City, Missouri, fue atacado en circunstancias parecidas. También se espera que el oficial sobreviva.

Los ataques se producen menos de cinco meses después de que un hombre armado matara a cinco agentes en Dallas que trabajaban en el control de una manifestación por la muerte de hombres negros a manos de policías en Minnesota y Louisiana. Fue el día más letal para las fuerzas de seguridad estadounidenses desde los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Diez días después del ataque en Dallas, un hombre con una máscara de esquí armado con dos rifles y una pistola mató a tres policías cerca de una gasolinera y una tienda en Baton Rouge, Louisiana. Y este mes, dos policías de la zona de Des Moines, en Iowa, murieron baleados en sendas emboscadas cuando estaban sentados en sus autos patrulla.

"Siempre es difícil, especialmente en estos tiempos en los que la policía se ve atacada en todo el país", dijo el jefe de la policía de San Antonio, William McManus.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, describió la muerte del detective, identificado como Benjamin Marconi, de 50 años, como "un espantoso acto de violencia". En un comunicado, afirmó que "la violencia contra los agentes de la ley no se tolerará en Texas y debe responderse con una rápida justicia".

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG