Enlaces para accesibilidad

Estable población indocumentada en EE.UU.

  • Voz de América - Redacción

Reporte del Centro Pew muestra que desde la Gran Recesión, el número de indocumentados viviendo en Estados Unidos ha bajado.

La población de inmigrantes sin autorización para vivir en EE.UU. ha disminuido en los últimos años, sergún un estudio del Proyecto Tendencias Hispanas del Centro de Estudios estadounidense Pew

Los indocumentados además tienen más probabilidades de ser residentes de larga duración si tienen hijos nacidos en el país.

Según el reporte, unos 11,3 millones de inmigrantes no autorizados vivían en EE.UU. a marzo de 2013, según el Centro Pew, casi la misma cifra que los 11,2 millones de 2012, la que no ha cambiado desde 2009.

El centro de estudios dijo que la cifra actualizada de adultos no autorizados se ubica en 10,4 millones, de los cuales apenas 15% alcanzaba en 2012 una estadía de cinco años respecto al 38% en 2000.

Pero el segmento que lleva al menos una década en Estados Unidos aumentó de 35% en 2000 a 62% en 2012, cuando un 20% había alcanzado al menos dos décadas de residencia no autorizada.

“El estimado muestra que los inmigrantes no autorizados de la actualidad tienen vínculos más duraderos con Estados Unidos que en el pasado”, dijo Mark Hugo Lopez, director de investigación sobre hispanos del Centro Pew.

Pew estimó que cuatro millones —o 38% de los adultos— vivían en 2012 con hijos de nacionalidad estadounidense por haber nacido en el país.

“Cada vez más, Estados Unidos es el hogar de los inmigrantes que han echado raíces y quieren contribuir en todo lo que pueden. En este momento, nuestro sistema roto de inmigración les impide avanzar”, dijo en reacción al estudio Ali Noorani, director ejecutivo del Foro Nacional de Inmigración.

La cantidad de niños menores de 18 años estadounidenses por nacimiento con al menos un padre no autorizado se elevó en 2012 a 4,5 millones respecto a los 2,2 millones contabilizados en el 2000.

“El informe de Pew muestra el potencial de Estados Unidos”, agregó Noorani. “[El país] tendrá éxito si los nuevos estadounidenses tienen las oportunidades, las habilidades y el estado para alcanzar su máximo potencial. Todos nos beneficiaremos cuando tenemos un proceso de inmigración que acoge e integra nuevos ciudadanos”.

El estudio señala que la población indocumentada había aumentado a buen ritmo durante décadas, antes de caer durante la Gran Recesión de 2007 a 2009.

“La disminución de la población indocumentada es una prueba más de que nuestra frontera es tan segura como lo ha sido siempre. Para mantener esta tendencia en una manera que beneficie a nuestras familias y nuestra economía, el Congreso y la administración tienen que trabajar juntos en la reforma migratoria”, agregó Noorani.

XS
SM
MD
LG