Enlaces para accesibilidad

Perros: Un secreto revelado

  • Voz de América - Redacción

Un grupo investigadores de la República Checa y Alemania estudiaron la posición del cuerpo de 70 canes de 37 razas mientras expulsaban sus heces fecales, y descubrieron que preferían hacerlo alineándose con el eje norte-sur.

Un grupo investigadores de la República Checa y Alemania estudiaron la posición del cuerpo de 70 canes de 37 razas mientras expulsaban sus heces fecales, y descubrieron que preferían hacerlo alineándose con el eje norte-sur.

De acuerdo a un nuevo estudio, los perros usan los campos magnéticos de la Tierra para alinear su posición cuando defecan, y lo hacen además, alineándose con eje norte-sur.

Más conocido como el azote de parques y pavimentos residenciales, la defecación canina está ahora en el foco de un interesante nuevo sondeo.

Científicos de Alemania y la República Checa descubrieron que los perros están a tono con los campos magnéticos de la Tierra, y defecan en consecuencia.

“Los perros se orientan muy precisamente en el eje norte-sur cuando defecan, pero solo si el campo magnético es estable”, dijo Petra Novakova, de la Universidad para las Ciencias de Vida, de Republica Checa.

Novakova y sus colegas estudiaron las posiciones del cuerpo de 70 canes, mientras hacían sus necesidades fisiológicas en el exterior.

La investigadora señaló que 37 razas fueron estudiadas y que la evidencia es clara, perros de todas formas y tamaños, siempre que les era posible, evitaron defecar hacia el este u oeste.

Los investigadores no están seguros porqué los perros son sensibles al magnetismo terrestre, pero han descartado la posición del Sol, al haber presenciado el fenómeno en varias estaciones del año y horas del día.

Aunque no hay excepción a la regla, erupciones solares y tormentas geomagnéticas causan fluctuaciones de campos magnéticos, lo que conduce a los perros a tener un enfoque al azar.

“El seis de enero, el campo magnético estuvo muy estable, lo que significa que los perros estaban muy bien orientados durante su defecación. El dos de enero, el campo magnético estuvo bastante inquieto y los canes defecaron de una manera al azar”, agregó Novakova.

Se cree que muchas especies animales usan el campo magnético de la Tierra para su navegación, incluyendo los pájaros. Pero, de acuerdo al líder de la investigación, Vlastimil Hart los humanos no comparten este instinto.

“Nosotros necesitamos usar una brújula para ir del punto A al punto B. Los animales saben esto instintivamente. Necesitamos una herramienta que nos ayude. Cuando comprendamos la vida animal y descubramos cómo reacciona, que efecto tiene en ellos la desviación del magnetismo terrestre, entonces, podremos pensar sobre el uso futuro de este magnetismo”, analizó Hart.

El grupo de investigadores dijo que su estudio podría ayudar a los biólogos a entender los efectos de las tormentas magnéticas en los organismos, un enfoque de abajo hacia arriba en la búsqueda de la ciencia.
XS
SM
MD
LG