Enlaces para accesibilidad

El presidente Obama presenta plan para cerrar Guantánamo

  • Voz de América - Redacción

Acompañado del vicepresidente Joe Biden, y el jefe del Pentágono, Ash Carter, el presidente describió el plan propuesto para cerrar la prisión de Guantánamo.

Acompañado del vicepresidente Joe Biden, y el jefe del Pentágono, Ash Carter, el presidente describió el plan propuesto para cerrar la prisión de Guantánamo.

El plan prevé completar el cierre dentro de 90 días, pero con el Congreso opuesto, el cierre desata una batalla sobre lo que se debe hacer con los prisioneros que todavía están allí.

El presidente Barack Obama sometió este martes al Congreso un plan para cerrar “finalmente” el controversial centro de detención de Guantánamo, en Cuba, tal como lo prometió desde poco después de tomar posesión de su cargo en 2009.

Minutos más tarde, el presidente habló desde la Casa Blanca para explicar su decisión, una prioridad de seguridad nacional, según dijo, puesto que la cárcel ha “inspirado” yijadistas y servido como herramienta de reclutamiento.

El presidente afirmó que es “posible capturar terroristas, proteger al pueblo estadounidense, y colocar a los detenidos en prisiones de máxima seguridad”, como se ha hecho con varios de los detenidos, como Richard Reid, el terrorista del zapato, y de Dzhokhar Tsarnaev, responsables del atentado al Maratón de Boston.

En el plan, el Pentágono propone el traslado de los 91 detenidos que aún quedan en la prisión a sus países de origen o a prisiones militares o civiles en 13 posibles lugares de Estados Unidos.

Escuche la entrevista de análisis con el Prof. Carlos Indacochea, docente de Ciencias Políticas en Washington University.

“No hemos identificado una instalación en particular y reconocemos que eso va a ser un gran desafío”, subrayó el mandatario sobre el proceso de escoger los lugares más idóneos en los que hasta ahora se contemplan prisiones en Colorado, Kansas y Carolina del Sur.

El presidente añadió que “no solo es la cosa más correcta en aras de nuestra seguridad, sino que también nos ahorrará dinero” —entre $65 millones $85 millones de dólares anuales, que es lo que cuesta mantener la prisión.

“Sigamos adelante y cerremos este capítulo”, dijo Obama. “Hay una oportunidad para lograr avances y debemos intentarlo”.

El centro ha estado albergando a cientos de militantes capturados en los campos de batalla desde los ataques del 11 de septiembre de 2001.

El Congreso, por su parte, se opone a los planes de Obama y ha pasado una serie de legislaciones tratando de prohibir los traslados de prisioneros a tierra firme en Estados Unidos.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG