Enlaces para accesibilidad

Una vida truncada


La actriz Gail Harris y su hijo John Paul Getty, recién liberado, declaran en la policía de Roma el 15 de diciembre de 1973.

La actriz Gail Harris y su hijo John Paul Getty, recién liberado, declaran en la policía de Roma el 15 de diciembre de 1973.

El multimillonario Paul Getty falleció como consecuencia de una larga enfermedad.

Paul Getty sólo tenía 16 años cuando su abuelo, uno de los empresarios del petróleo de los años 70 y una de las personas consideradas como las más ricas entonces, se negó a pagar la cifra que los captores de Paul pedían para su liberación.

Tal vez Getty pensaría en la declaración de su abuelo al negarse a ofrecer los $17 millones de dólares que le pedían, alegando que tenía 14 nietos "y si pago por uno, tendré que pagar por 14 nietos secuestrados”.

Puede que Getty recordara esa frase cuando sus secuestradores le cortaron una oreja, o lo hiciera muchas veces durante su vida, la misma que acabó a los 54 años, la edad a la que Getty falleció en su casa de Buckinghamshire, en Londres, tras largos meses de enfermedad.

Finalmente su abuelo pagó una suma mucho menor a lo que pedían inicialmente, $2,7 millones de dólares, y Paul recomenzó su vida y se convirtió en un icono de la cultura hippie.

Oponiéndose a los principios capitalistas de su familia, Paul se enroló en el mundo hippie y cayó en severas adicciones a las drogas y el alcohol que le perseguirían durante buena parte de su vida.

De hecho, cuatro años después de su liberación, en 1977, sufrió un devastador derrame cerebral que le dejó en silla de ruedas para el resto de su vida.

Pero nunca perdió su espíritu hippie, tal y como reafirma su hijo, el actor Balthazar Getty : "Nunca permitió que los problemas le impidieran vivir la vida al máximo y eso fue una inspiración para todos nosotros, mostrándonos cómo mantenerse en pie frente a toda adversidad".

Getty fue conocido como ‘el hippie de oro’, paseando con jóvenes izquierdistas de la contracultura por Plaza Navona, Campo dei Fiori y otros lugares emblemáticos de Roma. Incluso bromeando con sus amigos sobre la gran estrategia que sería su propio secuestro.

Para la prensa no pasó desapercibido que el nieto de una de las mayores fortunas del petróleo, considerada como una de las primeras del mundo en llegar a convertirse en millonarios, se involucrara en el movimiento hippie.

Resultado de eso, Paul heredó Getty Oil, convirtiéndole en uno de los hombres más ricos del mundo hoy en día.

Pero después del derrame, Paul raramente apareció en público. Fue su hijo el que le impulsó a donar dinero hasta convertir su nombre en una figura global de la filantropía en las artes.

XS
SM
MD
LG