Enlaces para accesibilidad

Venezolanos se sienten "presos y aislados"


Los venezolanos tienen menos posibilidad de viajar fuera de Venezuela

Los venezolanos tienen menos posibilidad de viajar fuera de Venezuela

El control de cambio vigente en Venezuela desde 2003 es la causa por la que varias líneas aéreas han dejado de operar hacia este país. Ahora los venezolanos sufren las consecuencias de esta medida del gobierno.

Los venezolanos viven de diversas formas el efecto que ha generado la suspensión de vuelos de líneas internacionales hacia este país. Algunos dijeron a la Voz de América que se sienten “presos y aislados”.

Tal es el caso de Cecilia Vera quien tiene tres hijas y todas viven en el extranjero porque no encontraron trabajo en Venezuela. “Me siento impotente hasta tal punto que mi esposo y yo estamos pensando irnos en carro desde Caracas hasta Boa Vista (una distancia de 1.784 kms) y de ahí tomar un vuelo”.

“Me siento presa en Venezuela”, asegura Vera, quien será abuela en diciembre. “Una de mis dos hijas que vive en Brasil dará a luz en diciembre y necesito estar con ella y no tengo cómo salir. Si me necesitan por enfermedad ¿cómo viajo a verlas?” se pregunta.

Como el caso de Vera existen otros de personas afectadas por la disminución de ofertas de boletos aéreos.

La inseguridad los ha obligado a tomar la decisión de emigrar de Venezuela.

Según el reporte de la ONG Observatorio Venezolano de Violencia 24,763 personas fueron asesinadas en 2013.

En gran mayoría estos venezolanos forzados a abandonar su país se han trasladado y asentado en Panamá, República Dominicana o Miami y viajaban semanalmente para atender sus negocios en Venezuela. Ahora no tienen cómo viajar con esa frecuencia.

Air Canadá y Alitalia eliminaron sus rutas de vuelo hacia Venezuela, en marzo y mayo respectivamente. Lufthansa los redujo de cinco a tres semanales, American Airlines disminuyó de 48 a 10 y Delta de frecuencia diaria a dos vuelos a la semana los días sábado y domingo.

“Eso afecta la calidad de vida de los venezolanos y el gobierno no está respondiendo con las divisas que debería haber aprobado a las líneas aéreas para que puedan pagar los gastos operativos en el extranjero que implica movilizar los aviones hacia Venezuela” dijo a la Voz de América Alfredo González.

En su caso se ve afectado en ambos sentidos de su vida, el laboral y el personal. “La semana que viene tenía una reunión en Miami y no podré asistir porque no consigo boleto para viajar en esa fecha. Las formas de salir están sumamente complicadas”.

Pero también lo afecta en lo personal. Se casa en agosto y ya había planificado su luna de miel, pagado alojamientos y traslados. “Ahora en vez de viajar en un vuelo directo como lo haría cualquier ciudadano normal de cualquier país, tengo que viajar a Bogotá, pasar una noche en esa ciudad, luego viajar a Nueva York y dormir allá otra noche y de ahí tomar una conexión hacia París. Un viaje que podía hacer directo en 8 horas me llevará tres días”.

En Venezuela existe control de cambio desde 2003, y tres tipos de tasa cambiara de acuerdo a la prioridad de los sectores. El de alimentos y medicamentos es 6.30 bolívares por dólar; el llamado SICAD I a una tasa fluctuante de 11.30 bolívares que se asigna mediante subastas semanales a sectores previamente determinados por el gobierno antes de la convocatoria.

La tercera tasa de cambio conocida como SICAD II, también de tasa variable a 49,9 bolívares por dólar, otorgada de igual forma por subasta diaria a personas naturales y/o jurídicas.

En el caso de los turistas venezolanos solo tienen la posibilidad de adquirir a la tasa SICAD I de 11.30 bolívares por dólar hasta un máximo de 3,000 dólares por año y de acuerdo al destino a donde viajen.

Las aerolíneas tienen casi dos años sin poder repatriar a sus casas matrices el equivalente en dólares de los bolívares que reciben en Venezuela por la compra de los boletos aéreos.

El gobierno no les autoriza a las grandes líneas la adquisición de las divisas desde hace dos años.

Las empresas aéreas aspiran que sus divisas sean aprobadas a la t asa vigente para el momento de la venta de los boletos que en algunos casos era 4.30 bolívares por dólar y en otros a 6.30 bolívares. Pero el gobierno ha propuesto aprobar la asignación de divisas a la tasa de SICAD II de 49.9 bolívares por dólar. Esto significaría una pérdida cambiaria para las empresas aéreas.

La deuda supera los cuatro mil millones de dólares. En el caso de American Airlines la deuda ronda los 850 millones de dólares.

XS
SM
MD
LG