Enlaces para accesibilidad

Medidas de emergencia en Londres

  • Voz de América - Redacción

David Cameron dijo en una sesión de emergencia del parlamento que los disturbios son el resultado de una cultura que “glorifica la violencia”.

David Cameron dijo en una sesión de emergencia del parlamento que los disturbios son el resultado de una cultura que “glorifica la violencia”.

El parlamento de Gran Bretaña realiza una sesión de emergencia, mientras la policía inicia allanamientos en busca de quienes iniciaron los disturbios.

La policía de Gran Bretaña comenzó a realizar allanamientos en búsqueda de que quienes se presume están relacionados con los disturbios que provocaron un caos en Londres y varias ciudades importantes del país en las últimas semanas.

El primer ministro británico, David Cameron, dijo que los disturbios no son protestas políticas, sino que son el resultado de una cultura que “glorifica la violencia”.

Steve Kavanagh, comisionado adjunto, indicó que desde muy tempranas horas de este jueves 11 de agosto de 2011, los oficiales de la policía comenzaron a realizar allanamientos en Londres.

El comisionado dijo que más de 100 órdenes de arresto serán ejecutadas en “las siguientes horas y días”.

El primer ministro Cameron, en una sesión de emergencia del parlamento sobre el tema de los disturbios, dijo que "no permitiré la cultura del miedo que existe en las calles", advirtiendo que los saqueadores serán perseguidos y procesados.

Cameron ha sido criticado por su plan de reducir el presupuesto de la policía en un 20%.

El alcalde de Londres, Boris Johnson, criticó estos recortes indicando que estos disturbios no permitían “reducciones sustanciales” en la cantidad de agentes de policía. Según el primer ministro, estas reducciones presupuestales no van a “disminuir la cantidad de policías en las calles”.

Gran Bretaña finalmente volvió a la calma el miércoles en la noche (10 de agosto de 2011), después de cuatro noches consecutivas de disturbios. Tanto la policía como los testigos informaron que los incidentes fueron menores, pero la policía antimotines ocupa las calles de Londres, Manchester, Liverpool y Birmingham.

Las autoridades han detenido a más de 1.100 personas desde que estos eventos se desataron, el pasado sábado 7 de agosto.

La violencia fue desencadenada por la muerte de un hombre de 29 años en un enfrentamiento con la policía en Totenham, un barrio que ha sufrido de gran depresión económica.

El primer ministro Cameron llamó a miles de policías adicionales a las calles y autorizó el uso de cañones de agua, diciendo que un “contraataque” está en marcha para restaurar la ley y el orden.

Cientos de jóvenes, declarando que están cansados del desempleo y las ayudas del gobierno que proponen recortes, por lo que han incendiado edificios, autos, saquearon tiendas, rompieron ventanas y atacaron a la policía.

XS
SM
MD
LG