Enlaces para accesibilidad

Caimanes al borde de la muerte en Paraguay

  • Voz de América - Redacción

Los caimanes en Paraguay son amenazados por una intensa sequía.

Los caimanes en Paraguay son amenazados por una intensa sequía.

Un grupo de personas en Paraguay trata de salvar a los caimanes ante la intensa sequía cavando un gran pozo para los reptiles.

Decenas de caimanes que se encontraban al borde de la muerte por falta de agua en Paraguay, cerca de la comunidad de Fortín General Díaz, en la cuenca del río Pilcomayo, fueron salvados por la iniciativa de unas cuantas personas de la hacienda San Jorge.

Esas personas perforaron varios pozos para llenar las represas que antes eran destinadas para el consumo del ganado vacuno y donde ahora moran los reptiles.

"Llevamos a otro sitio el ganado vacuno y dejamos un gran tajamar (pozo) solamente para los cocodrilos", dijo Alcides González, gerente de la hacienda San José, en referencia a los caimanes, y que administra el terreno de 13.500 hectáreas donde viven varias comunidades de la etnia nivaclé y especies de flora y fauna.

Como medida de urgencia, González informó que la hacienda resolvió cavar 18 pozos para llevar agua en camiones cisternas hasta las represas.

Un equipo periodístico de The Associated Press estuvo en la hacienda San Jorge y vio algunos caimanes muertos y varios agonizando en el barro, a unos 40 kilómetros de la comunidad de Fortín General Díaz, que tiene una pequeña población civil y un cuartel del ejército en las proximidades del río.

La inesperada sequía, que puso en riesgo a los caimanes, tiene una explicación y varios presuntos responsables por la mortandad ocurrida en el lugar.

El errático río Pilcomayo, que nace en las estribaciones andinas de Bolivia y sirve de frontera natural entre Argentina y Paraguay, tiene un curso caprichoso, y recibe agua abundante del deshielo de los Andes sólo dos veces por año. Una en abril y la otra en noviembre.

Pero este año, las aguas del deshielo de abril no llegaron hasta la zona del Fortín General Díaz, a unos 450 kilómetros al oeste de la capital Asunción, porque las aguas se dirigieron hacia el territorio argentino y no el paraguayo pues, aparentemente, la boca de acceso a Paraguay se encuentra tapada por sedimentos.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG