Enlaces para accesibilidad

El Papa del diálogo viaja a Brasil

  • Voz de América - Redacción

Durante el Angelus de este domingo 21 de julio en la plaza de San Pedro, el Papa se refirió sobre todo a su visita a Brasil y dejó su bendición a la multitud.

Durante el Angelus de este domingo 21 de julio en la plaza de San Pedro, el Papa se refirió sobre todo a su visita a Brasil y dejó su bendición a la multitud.

La visita tendrá su momento culminante con los jóvenes cuando presida la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) del 23 al 28 de julio en Rio y visite la Basílica Nuestra Señora Aparecida, el mayor santuario católico de Brasil.

La última vez que se encontraron fue en marzo de este año en el Vaticano, cuando el Papa argentino, Francisco, recibió a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y a la salida del encuentro no pudo evitar bromear con los periodistas diciendo “tienen mucha suerte porque es un gran Papa, pero como nuestra gente siempre dice, el Papa es argentino, pero Dios es brasileño”.

Intensa agenda

El papa Francisco comenzará este lunes 22 de julio su primer viaje del apostolado a las 8:45 de la mañana (Hora de Vaticano), partiendo del aeropuerto romano de Ciampino y llegará a Río de Janeiro a las 4:00 p.m. (hora local) donde será recibido por la Presidenta de la República, Dilma Rousseff.

El papa permanecerá en Río de Janeiro hasta el miércoles 24 de julio en la Residencia Sumaré. Ese día se trasladará en helicóptero al santuario de Nuestra Señora Aparecida en donde presidirá la Santa Misa. Almorzará con los obispos y los seminaristas de la provincia en el Seminario del Buen Jesús de Aparecida. De regreso en Río de Janeiro, visitará el hospital de San Francisco de Asís de la Providencia.

El jueves 26, el papa recibirá las llaves de la ciudad de Río de Janeiro y bendecirá las banderas olímpicas en el Palacio de la Ciudad. Visitará la favela de Varginha (Manguinhos). Allí, permanecerá en oración. En la tarde tendrá lugar la fiesta de bienvenida de los jóvenes en el paseo marítimo de Copacabana.

El viernes 27 de julio el papa Francisco confesará a cinco jóvenes de la JMJ en el parque de la Quinta de Boa Vista. Se encontrará con algunos jóvenes reclusos en el palacio arzobispal de San Joaquín y rezará el ángelus, como es tradicional a las 12 meridiano. Entrando la noche tendrá lugar el Vía Crucis con los jóvenes en el paseo marítimo de Copacabana.

Para el sábado 28 tiene prevista la Santa Misa celebrada con los obispos de la JMJ, con los sacerdotes, religiosos y seminaristas en la catedral de San Sebastián de Río de Janeiro. En la tarde sostendrá varias reuniones y en la noche tendrá lugar la vigilia de oración con los jóvenes en el Campus fidei de Guaratiba.

El domingo 29 de julio, el papa celebrará la Santa Misa para la Jornada Mundial de la Juventud en el Campus Fidei de Guaratiba. En la tarde se reunirá con el Consejo Episcopal Latinoamericano en el Centro de Estudios de Sumaré. Esa noche emprenderá el regreso a Roma.
Los comentarios de Dilma Rousseff, tras un encuentro donde el Pontífice le confirmó su viaje a Río de Janeiro que comenzará en apenas unas horas más, revela además la cercanía en el trato de la mandataria con el Papa por la propia proximidad geográfica de origen de ambos.

El Santo Padre habló en “portuñol” durante el encuentro dijo sonriendo la mandataria en la oportunidad "igual que yo", pero destacó que entiende portugués perfectamente.

Esa misma proximidad es la que los millones de brasileños y peregrinos de toda la región Latinoamericana esperan encontrar en el Papa Francisco durante la visita a Río de Janeiro que comienza este lunes 22 de julio, un Papa cercano.

Cómo dijo a France Press el profesor Faustino Teixeira, de la Universidad Federal de Juiz de Fora, en Minas Gerais "el sello del papa Francisco en Brasil será el del diálogo, de la apertura, de recuperar el fervor del Evangelio".

La visita tendrá su momento culminante con los jóvenes cuando presida la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) del 23 al 28 de julio en Rio, al que se espera asistan un millón y medio de personas de 170 países, sobre todo de Latinoamérica.

El Papa argentino de 76 años, hijo de inmigrantes italianos, será recibido por la presidenta brasileña que esta vez hará de anfitriona, en el país con mayor población católica en el mundo, para una visita de una semana que se produce en medio de históricas movilizaciones de protesta contra el gobierno federales y los gobiernos estatales.

En la agenda del Pontífice está una visita a la Basílica Nuestra Señora Aparecida, el mayor santuario católico de Brasil, en el estado de Sao Paulo.

El Papa ha tratado de movilizar a la Iglesia Católica en anticipación de su viaje y durante el Angelus de este domingo 21 de julio en la plaza de San Pedro, se refirió sobre todo a su visita a Brasil. "Todos los que vienen a Río quieren escuchar a Jesús. Y quieren preguntarle: Jesús, ¿qué debo hacer de mi vida? ¿Cuál es el camino para mí?", dijo ante los peregrinos.

América Latina es la región con más católicos del mundo, cerca de 40%. En Brasil son el 64,6% de la población, pero eran 91,8% en 1970, una caída que en las últimas décadas se ha debido sobre todo al crecimiento de los evangélicos que ya son más de 20% de la población del país.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG