Enlaces para accesibilidad

Francisco descarta sacerdocio femenino

  • Voz de América - Redacción

El papa Francisco hablando con periodistas en su vuelo de regreso a Roma desde Suecia, tras asistir a las celebraciones por los 500 años de la creación de la Iglesia Luterana. Noviembre 1, 2016.

El papa Francisco hablando con periodistas en su vuelo de regreso a Roma desde Suecia, tras asistir a las celebraciones por los 500 años de la creación de la Iglesia Luterana. Noviembre 1, 2016.

En su vuelo de regreso a Roma desde Suecia, el Papa dijo que un documento del papa Juan Pablo II sobre el tema, tuvo la última palabra sobre el tema.

El papa Francisco dijo el martes que cree que la prohibición al sacerdocio femenino en la Iglesia Católica no va a cambiar.

El Pontífice hizo la afirmación en el vuelo de regreso a Roma luego de su histórica visita a los líderes de la Iglesia Luterana en Suecia.

Una periodista sueca, dijo al Papa que la líder de la Iglesia Luterana que lo recibió en Suecia es una mujer, y le preguntó si cree que la Iglesia Católica permitirá a las mujeres ser ordenadas sacerdotes en las próximas décadas.

"El papa Juan Pablo II tuvo la última palabra clara sobre esto y así se queda, esto permanece", dijo Francisco.

El Santo Padre se refería a un documento de 1994 del papa Juan Pablo II, que cerró la puerta al sacerdocio femenino. El Vaticano dice que esa decisión es una parte infalibre de la tradición católica.

La periodista sueca presionó al Papa, preguntando: "Pero, ¿para siempre, siempre? ¿Nunca, nunca?

Francisco contestó: "Si leemos con cuidado la declaración de San Pablo Segundo, eso es lo que indica".

La Iglesia Católica dice que las mujeres no pueden ser sacerdotes porque Jesús intencionalmente eligió solo a hombres como sus apóstoles. Quienes abogan por el sacerdocio femenino dicen que Cristo estaba solo siguiendo las normas de su tiempo.

En agosto, el papa Francisco creó una comisión para estudiar el tema de mujeres diáconos en los primeros tiempos de la Cristiandad, elevando las esperanzas de los partidarios del sacerdocio femenino de que un día las mujeres pudieran tener una mayor participación en la Iglesia.

Los diáconos, como los sacerdotes, son ordenados ministros y deben ser hombre, pero no pueden celebrar misa, el rito más importante de la Iglesia Católica. Sin embargo pueden predicar y enseñar en el nombre de la Iglesia, bautizar y realizar servicios funerales.

Las mujeres fueron prohibidas de ser diáconos en la Iglesia Católica hace siglos.

Con información de Reuters

XS
SM
MD
LG