Enlaces para accesibilidad

Papa sueña con una Europa donde migrar no sea delito


El papa Francisco recibió el premio Carlomagno de manos del alcalde Marcel Philipp (izquierda) y del parlamentario Juergen Linden.

El papa Francisco recibió el premio Carlomagno de manos del alcalde Marcel Philipp (izquierda) y del parlamentario Juergen Linden.

Recibe el Premio Internacional Carlomagno, galardón europeo por excelencia, otorgado por “su mensaje de esperanza y aliento”.

El papa Francisco dijo soñar con una Europa “donde ser migrante no sea un delito sino una llamada a un mayor compromiso” con los seres humanos.

Al aceptar el Premio Internacional Carlomagno, el que le fue otorgado por “su mensaje de esperanza y aliento”, el papa dijo lamentar que “ciertas personas en el continente se vean tentadas a ceder a sus interés egoístas y a pensar en la colocación de vallas” antiinmigrantes en Europa.

"¿Qué te ha sucedido Europa humanista, defensora de los derechos humanos, de la democracia y de la libertad? ¿Qué te ha ocurrido Europa, madre de pueblos y naciones, madre de grandes hombres y mujeres capaces de dar la vida por la dignidad de sus hermanos?", se preguntó el papa.

Citando el famoso discurso “Tengo un sueño” del líder estadounidense de los derechos civiles, Martin Luther King Jr., Francisco dio estar preocupado por “los recién llegados que buscan ser aceptados porque han perdido todo y necesitan refugio”.

“Sueño con una Europa de la que no se diga que su compromiso con los derechos humanos fue su última utopía”, agregó.

El pontífice, hijo de inmigrantes europeos que se establecieron en Argentina, aceptó el premio en una ceremonia que incluyó a la canciller alemana, Angela Merkerl, al primer ministro italiano, Matteo Renzi, y el rey de España, Felipe VI.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG