Enlaces para accesibilidad

Papa: "Cualquier daño al ambiente es un daño a la humanidad"

  • Voz de América - Redacción

El papa Francisco se dirige a la 70 Sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York.

El papa Francisco se dirige a la 70 Sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York.

En la continuación sobre su campaña por hacer conciencia sobre el cambio climático, el papa define al hombre como una “porción del ambiente”.

El papa Francisco dijo el viernes ante las Naciones Unidas que el mundo reclama a los gobernantes la preservación del medio ambiente y esfuerzos concretos para enfrentar el cambio climático.

En la continuación sobre su campaña por proteger el ambiente que ya tocó con el presidente Obama y en el Congreso de Estados Unidos, el papa definió al hombre como una “porción del ambiente”.

“Cualquier daño al ambiente, por tanto, es un daño a la humanidad”, afirmó.

Dijo que el abuso y la destrucción del ambiente casi siempre van acompañados de un “imparable proceso de exclusión… de los débiles y con menos habilidades” que no solo terminan “descartados, sino también obligados a vivir del descarte y deben sufrir injustamente las consecuencias del abuso del ambiente”.

Francisco hizo un llamado para proveer a la gente con “las necesidades espirituales y materiales mínimas para vivir en dignidad y crear y mantener a una familia… En términos prácticos, estos mínimos absolutos tienen tres nombres: vivienda, trabajo y tierra; y un nombre espiritual: libertad espiritual, que incluye la libertad religiosa, el derecho a la educación y otros derechos civiles”.

El papa también habló sobre los conflictos mundiales y dedicó varios párrafos de su discurso a la amenaza nuclear que puede, según dijo, hacer que la organización se convierta en “las naciones unidas por el miedo y la desconfianza”.

Apuntó que los acuerdos nucleares deben respetarse “en letra y en espíritu”, y se refirió al reciente acuerdo nuclear con Irán que dijo espera “sea duradero y eficaz”.

“Hay que empeñarse por un mundo sin armas nucleares”, remarcó.

El Pontífice denunció, como lo ha hecho otras veces, “la dolorosa situación del oriente medio donde los cristianos junto a otros grupos culturales han sido obligados de ser testigos de la destrucción de lugares de culto, de su patrimonio cultural y a pagar con la propia vida o la esclavitud” los abusos extremistas.

“Llamo a proteger a las poblaciones inocentes y a las minorías étnicas”, dijo.

Francisco habló sobre el narcotráfico, el cual calificó de “guerra asumida y pobremente combatida” que casi siempre va acompañada de la trata de personas, explotación infantil, tráfico de armas, y de una corrupción que “amenaza con generar una estructura paralela que pone en riesgo la credibilidad de nuestras instituciones”.

XS
SM
MD
LG