Enlaces para accesibilidad

Mensajero fue clave en captura


Un policía paquistaní junto a la casa donde fue muerto Osama Bin Laden.

Un policía paquistaní junto a la casa donde fue muerto Osama Bin Laden.

Una minuciosa y paciente labor de inteligencia logró dar con el hombre que involuntariamente reveló el paradero de Osama Bin Laden.

El terrorista más buscado del mundo, Osama Bin Laden, fue localizado por EE.UU. gracias a que uno de sus mensajeros más confiables contestó a una llamada telefónica el año pasado.

Según la agencia de noticias AP, que cita como fuente a un funcionario estadounidense, el hecho de que involuntariamente el hombre haya respondido al teléfono hizo posible poner punto final a una persecución de años.

Una vez ubicado el mensajero, éste proporcionó la pista para dar con el paradero del jefe de Al Qaeda e hizo posible que tiempo después un equipo de las fuerzas especiales de la marina de guerra de EE.UU. los “navy seals” pudiera llegar adonde se ocultaba y lograra matarlo.

De acuerdo con el relato de la AP, el equipo dentro de la CIA que estaba tras la pista de Bin Laden siempre tuvo presente que la vulnerabilidad del terrorista podía estar en sus mensajeros, ya que el jefe de Al Qaeda había dado instrucciones de que no se usaran teléfonos ni computadoras cerca de él.

La tesis era que escasamente muy pocos de sus hombres podían conocer su paradero, y la única forma de transmitir con seguridad sus órdenes era que alguien de absoluta confianza se encargara de llevar sus mensajes.

Luego de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, varios detenidos por la CIA dieron el primer indicio de la existencia de un mensajero importante, íntimo de Bin Laden, y conocido por el seudónimo de Abu Ahmed Al Kuwaiti.

No fue hasta el 2004, cuando Hasan Ghul, un alto jefe de Al Qaeda fue capturado en Irak, que se tuvo la confirmación de que en efecto Al Kuwaiti era un mensajero crucial para la red terrorista.

Pasaron varios años para que la CIA lograra identificar su nombre real: Sheik Abu Ahmed, un paquistaní nacido en Kuwait, quien al fin el año pasado tuvo una conversación telefónica con alguien que era vigilado por la CIA.

El famoso mensajero fue localizado lejos del escondite de Bin Laden, pero desde ese momento le siguieron los pasos hasta que en el mes de agosto llamó la atención sobre una casa en Abbottabad, con muros de hasta 18 pies de alto rematados por alambres de púas.

Todo el mundo esperaba que el sitio donde debía esconderse Bin Laden estuviera fuertemente custodiado por hombres armados y éste no era el caso, pero no dejó de ser sospechoso que la mansión no tuviera conexión telefónica ni de Internet.

A mediados de febrero pasado, quienes vigilaban la casa ya estaban convencidos de que alguien de “alto valor” hallaba refugio entre aquellas paredes, y fue entonces cuando el presidente Barack Obama decidió actuar.

Bin Laden estaba desarmado

La Casa Blanca confirmó este martes que el cabecilla de Al Qaeda estaba desarmado cuando comandos de las fuerzas especiales entraron a la residencia fortificada donde se escondía en Pakistán.

El portavoz presidencial Jay Carney admitió que Bin Laden no estaba armado a pesar de que funcionarios estadounidenses dijeron que había ofrecido resistencia durante la redada.

Carney explicó que para resistirse no necesariamente hay que tener encima un arma de fuego. Bin Laden recibió un disparo en la cabeza y otro en el pecho durante el tiroteo.

El gobierno está valorando si divulga o no las fotografías del cadáver de Bin Laden que según dijo el vocero son “horribles”, lo que podría inflamar el resentimiento islámico contra EE.UU.

XS
SM
MD
LG