Enlaces para accesibilidad

ONU:Rusia y China vetan condena

  • Voz de América - Redacción

Todos los miembros permanentes del Consejo, excepto Rusia y China, votaron a favor.

Todos los miembros permanentes del Consejo, excepto Rusia y China, votaron a favor.

Fracasa nuevo intento del Consejo de Seguridad por impedir que el gobierno en Siria siga ahogando en sangre las protestas populares.

Rusia y China recurrieron a su poder de veto este sábado en el Consejo de Seguridad de la ONU para bloquear una resolución del organismo que buscaba poner fin al baño de sangre de que es víctima la población civil en ese país.

A pesar de las demandas de presidente de EE.UU., Barack Obama, y de otros líderes mundiales para dar solución a la crisis que se vive en Siria, Rusia y China fueron los dos únicos miembros permanentes del Consejo opuestos a la resolución, respaldada por los otros 13 integrantes del organismo, incluidas Gran Bretaña y Francia.

En una declaración difundida este sábado minutos antes de la votación, el presidente Obama señaló que 30 años después de que el padre del gobernante sirio (Hafez al Assad) masacró a decenas de miles de inocentes hombres, mujeres y niños, el presidente “Bashar al Assad ha demostrado similar desdén por la dignidad y la vida humanas”.

El presidente reiteró que "Assad no tiene derecho a dirigir Siria, y ha perdido toda legitimidad con su pueblo y con la comunidad internacional”.

Tras mencionar las protestas pacíficas que tuvieron efecto la víspera en Siria y en las que según activistas las fuerzas del régimen mataron a más de 200 personas, Obama dijo que “la comunidad internacional debe trabajar por proteger al pueblo sirio de esta horrenda brutalidad” y abogó por apoyar la resolución de la ONU, que contaba con el respaldo de la Liga Árabe.

A pesar de las alarmantes noticias de que en 10 meses de revueltas los muertos suman miles y de que en las últimas horas se había recrudecido la represión, el veto de Rusia y China deja al régimen sirio manos libres para continuar masacrando la población sin que el mundo haga nada por impedirlo.

Durante días, diplomáticos árabes, europeos y estadounidenses le dieron vueltas y vueltas a un proyecto de resolución que fuese aceptable para Rusia, pero ni aun rebajándole el tono de las condenas lo consiguieron.

El canciller ruso, Sergei Lavrov, había dijo que Moscú vetaría la resolución porque hacía demasiadas concesiones a los grupos armados (militares que se pasaron al lado de la población) y que a Rusia le seguía preocupando que el documento pudiera condicionar los resultados de un diálogo político en Siria.

Rusia, un viejo aliado político, militar y estratégico de Siria y principal suministrador de armas del gobierno de Damasco, se opuso desde el principio a cualquier pedido de renuncia a Assad, no apoyó la adopción de sanciones contra su gobierno y ni siquiera respaldó el plan de la Liga Árabe en busca de facilitar una transición política pacífica en el país.

La embajadora de EE.UU. en la ONU, Susan Rice, dijo que Washington está “indignado” con el resultado de la votación en el Consejo de Seguridad, mientras que el embajador francés, Gerard Araud, señaló que Rusia y China “se han hecho cómplices de la política de represión llevada a cabo por el régimen de Assad” y dijo que “la historia no tendrá piedad” con ellos.

XS
SM
MD
LG