Enlaces para accesibilidad

ONGs antitabaco apoyan a Uruguay

  • Federica Narancio

El gobierno de José Mujica aseguró que no se buscaba flexibilizar las normas antitabaco, sino crear un "blindaje jurídico".

El gobierno de José Mujica aseguró que no se buscaba flexibilizar las normas antitabaco, sino crear un "blindaje jurídico".

Seis organizaciones no gubernamentales internacionales enviaron una carta al gobierno uruguayo para ofrecerle su “asistencia técnica y jurídica” gratuita en su lucha contra el tabaquismo, ante la demanda presentada por la tabacalera Philip Morris International (PMI).

“Si la tabacalera tiene éxito en presionar a Uruguay –un país reconocido mundialmente como líder en la lucha contra el tabaco– para debilitar sus leyes de salud pública de control del tabaquismo, tendrá repercusiones en todo el mundo y enviará una señal de que los países pueden ser intimidados por la amenaza de demandas por compañías multinacionales como PMI”, advirtieron las organizaciones.

Los grupos que firmaron el documento son: American Cancer Society, Framework Convention Alliance FCA, Campaign for Tobacco-Free Kids, Corporate Accountability International, la Fundación Interamericana del Corazón e International Union Against Tuberculosis and Lung Disease.

Demanda de Philip Morris a Uruguay

Philip Morris presentó en febrero de este año un juicio contra el Estado uruguayo ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones -un órgano del Banco Mundial-, argumentando que tomó medidas que afectaron su marca y su negocio en el país.

Las normativas a las que se opone la tabacalera son tres: una resolución, un decreto y una ordenanza que, en líneas generales, dispusieron que los pictogramas que advierten sobre el riesgo de fumar debían ocupar el 80 por ciento de la cajilla, y que las tabacaleras sólo podían comercializar una marca en el país (eliminando términos como “light”).

Ante la demanda, que es de carácter internacional, el gobierno de José Mujica estudió implementar modificaciones a las normas antitabaco mediante un decreto que reduciría el 80 por ciento de los pictogramas a un 65 por ciento, y permitiría que una tabacalera comercialice más de una marca.

No obstante, la norma quedó congelada luego que el ex presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, saliera al cruce y criticara al presidente Mujica por dar “un paso atrás” y ceder “ante el chantaje”.

La fuerte discusión política que se originó a raíz de este tema fue saldada luego que representantes del gobierno de Mujica explicaran que lo que buscaban, en realidad, era hacer “ajustes jurídicos” a las políticas antitabaco para hacer frente a la demanda de Philip Morris.

El vicepresidente, Danilo Astori, dijo que querían crear un “blindaje jurídico” para que Uruguay se fortalezca. De lo contrario, hay “un importante flanco jurídico que las empresas tabacaleras pueden utilizar en su beneficio”, aseguró.

Tanto Mujica como Astori afirmaron que el gobierno “sigue en la lucha frontal contra el tabaco” como su antecesor, Tabaré Vázquez.

La batalla que se viene

Ahora que las flexibilizaciones quedaron sin efecto, el gobierno de Mujica deberá estudiar los pasos a seguir para enfrentar a Philip Morris.

El ministro de Salud, Daniel Olesker, explicó a la Radio 180 de Uruguay que lo que les preocupa es que los decretos y resoluciones antitabaco “tienen menor valor jurídico que una ley”, y “como el juicio se basa en una ley de inversiones (…) Uruguay está en desventaja para afrontar la instancia”.

Sin embargo, las organizaciones internacionales que enviaron la carta al gobierno de Mujica dijeron que “la demanda de Philip Morris es falsa y carece de fundamento”.

“Uruguay está en excelentes condiciones de ganar en cualquier tribunal internacional”, aseguraron, ya que las medidas de control antitabaco que aplicó el gobierno "están amparadas en el primer Tratado Internacional de Salud Pública, el Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT)”.

La carta fue enviada a voanoticias.com por un representante en Estados Unidos de la Framework Convention Alliance, en español llamada la Alianza para el Convenio Marco.

Esta alianza internacional fue fundada en 1999 y está integrada por 350 organizaciones para implementar el Convenio Marco de Naciones Unidas para el control del tabaco.

El director de esta organización para América Latina, Eduardo Bianco, dijo a voanoticias.com que lo que buscan es "darle elementos a Mujica desde el punto de vista técnico-legal, sin costos para el país, para afirmar la posición de Uruguay”.

Bianco dijo que “hay cosas que sí se pueden hacer” para ganarle a Philip Morris, sin necesidad de disminuir el tamaño de los pictogramas o adoptar medidas del estilo.

Pero eso es algo que hablará con el gobierno antes de comunicárselo a la prensa. “Hasta no hablar con el gobierno, no vamos a decir lo que se puede hacer, pero sin duda tienen los instrumentos necesarios”, reiteró.

XS
SM
MD
LG