Enlaces para accesibilidad

Tres muertes en escuela de Ohio

  • Voz de América - Redacción

Tras la nueva información, el saldo del ataque en la secundaria Chardon de Ohio, es ahora de tres muertes.

Tras la nueva información, el saldo del ataque en la secundaria Chardon de Ohio, es ahora de tres muertes.

El tiroteo registrado el lunes en una escuela secundaria en Ohio, cerca de Cleveland, es el peor ocurrido en un centro docente de Estados Unidos desde hace casi cinco años.

La oficina de Asistencia Médica de Ohio informó que una tercera víctima del ataque ocurrido en el liceo de Chardon, en Ohio, quien se encontraba en estado grave, fue declarado con muerte cerebral este martes 28 de febrero de 2012.

Las autoridades detuvieron al joven sospechoso del ataque el mismo lunes 27 de febrero por la tarde. Testigos y la prensa local dicen que se trata de T.J. Lane, un estudiante de una escuela para jóvenes con problemas, ubicada en las cercanías.

Un joven de 16 años había sido la primera víctima después del tiroteo. Posteriormente, el jefe de policía de la ciudad de Chardon informó que Russell King, de 17 años, fue declarado muerto este martes y más tarde un tercer estudiante de apellido Hewligs, fue la tercera víctima.

El tiroteo registrado este lunes en una escuela secundaria en Ohio, cerca de Cleveland, es el peor ocurrido en un centro docente de Estados Unidos desde hace casi cinco años, pero no es el único con consecuencias fatales sucedido en los últimos años en el país.

El agresor fue otro estudiante de la misma institución, el cual fue posteriormente detenido, quien abrió fuego con una pistola en la cafetería de la escuela, en la pequeña localidad de Chardon, cuando los jóvenes se preparaban para entrar a clases.

Tras la nueva información, el saldo del ataque ahora deja tres muertes, muchas preguntas y lamentos entre los familiares de las víctimas.

Las escenas recordaron a muchos la matanza en la universidad Virginia Tech, la más terrible registrada en un centro docente del país, cuando el 16 de abril de 2007 un joven armado atacó a tiros a sus condiscípulos y antes de suicidarse mató a 32 de ellos e hirió a otros 25.

Ante de esta masacre, el país había sido sacudido el 20 de abril de 1999 por otra ocurrida en la secundaria superior de Columbine, en Colorado, donde dos estudiantes mataron a 12 condiscípulos y a un maestro, y causaron heridas a otros 21 alumnos.

En diciembre del año pasado otro joven estudiante disparó y dio muerte a un policía también en el campus universitario de Virginia Tech, y luego se quitó la vida.

Lo cierto es que los casos de violencia armada en las escuelas del país suman decenas, y este mismo mes un menor de edad de 14 años se hirió disparándose con una escopeta en plena cafetería de su escuela primaria en Walpole, Nueva Hampshire. Según compañeros de aula, el adolescente había dicho estar deprimido, sin especificar por qué.

Otro joven de 15 años fue acusado en octubre pasado de intento de asesinato en primer grado tras disparar con un rifle calibre 22 a un compañero y herirlo de gravedad durante la hora de almuerzo en el patio de la escuela secundaria superior Cape Fear, en Fayetteville, en Carolina del Norte.

En el 2011 se reportaron otros seis incidentes con armas de fuego en escuelas primarias y secundarias en Nebraska, Indiana, Texas, Hawaii, el peor de todos en el parqueo de la universidad de San José, en California, con saldo de tres personas muertas.

En 2010 hubo al menos una decena de hechos similares en centros docentes, entre ellos uno a principios de año en la Universidad de Alabama, en Huntsville, donde una profesora de biología disparó con una pistola de 9 milímetros contra sus colegas con balance de tres muertos e igual número de heridos.

Menos de un mes más tarde, en la Universidad Estatal de Ohio, en Columbus, un empleado del centro disparó contra dos supervisores, y mató a uno de ellos antes de suicidarse. No hubo víctimas entre los estudiantes.

Entre otros trágicos incidentes sucedidos en los últimos años figura el de un ex alumno que abrió fuego con una escopeta y dos pistolas a los asistentes a una conferencia en la Universidad del Norte de Illinois el 14 de febrero de 2008, y mató a cinco jóvenes e hirió a más de una docena antes de quitarse la vida.

XS
SM
MD
LG