Enlaces para accesibilidad

Uruguay y Argentina apoyan la decisión de la OEA


<!-- IMAGE -->

Tanto Argentina como Uruguay apoyaron la decisión de la Organización de los Estados Americanos, OEA, de revocar la suspensión a Cuba.

El canciller argentino, Jorge Taiana, consideró que el día fue “histórico”.

“Hemos terminado con un anacronismo y una injusticia”, dijo.

“Después de mucho esfuerzo y cuando muchos creían que no había posibilidades de éxito, seguimos trabajando en la búsqueda de un consenso y logramos esta resolución histórica”, agregó.

En Uruguay, políticos consultados por la Voz de América coincidieron en que la medida de la OEA fue “importante” por distintos motivos, aunque algunos se resistieron a calificarla como histórica.

“La decisión de la OEA fue importante a la luz de los nuevos vientos de la administración de los Estados Unidos”, consideró Sergio Abreu, ex canciller y actual senador del Partido Nacional, uno de los dos partidos tradicionales de Uruguay.

Abreu ve como algo positivo que la OEA dejara de reaccionar y que le diera a Cuba la posibilidad de reingresar si así lo desea.

Ahora, queda únicamente en manos de la isla la responsabilidad de acatar la carta orgánica del organismo, dijo.

Lea además: OEA vuelve a aceptar a Cuba

Julio María Sanguinetti, ex presidente y actual senador del tradicional Partido Colorado, dijo que la medida de la OEA le pareció “desconcertante” ya que Cuba ha manifestado “que no quiere ni pide reingresar al organismo”.

Por este motivo, se resistió a calificar este hecho como “histórico”.

No obstante, Sanguinetti dijo que fue una medida “importante” porque significó un paso más en la dirección de que Estados Unidos termine con el embargo económico, algo que los líderes latinoamericanos piden desde hace tiempo.

El embargo, en su opinión, sólo ha servido para beneficiar a la dictadura cubana.

“Después de 40 y tantos años de embargo habría que entender que sólo sirvió para que la dictadura se envuelva en una bandera nacionalista y en condición de víctima”.

Alberto Couriel, senador del Frente Amplio, el partido de gobierno de izquierda en Uruguay, consideró que revocar la suspensión fue una manera de reconocer lo obvio: que 34 de 35 países en América Latina tienen relaciones con Cuba, y que además hay cerca de ocho gobiernos de la región que son progresistas y que tienen un vínculo más cercano con la isla.

Al igual que los demás senadores, Couriel destacó que la medida significa un paso adelante en la política exterior del gobierno estadounidense.

Escribe desde Montevideo, Uruguay, Federica Narancio para la Voz de América.
XS
SM
MD
LG