Enlaces para accesibilidad

Occidentales toman precauciones en Yemen


Viajeros occidentales llegan al aeropuerto con la finalidad de abandonar Sanaá siguiendo las recomendaciones.

Viajeros occidentales llegan al aeropuerto con la finalidad de abandonar Sanaá siguiendo las recomendaciones.

El Departamento de Estado ordenó la evacuación del personal no esencial de la misión en Sanaá, debido a lo que llama un potencial "extremadamente alto" de un ataque terrorista.

Un avión militar de Estados Unidos partió de Yemen transportando a los diplomáticos estadounidenses con destino a la base militar en Alemania.

El Departamento de Estado ordenó la evacuación del personal no esencial de la misión en Sanaá, debido a lo que llama un potencial "extremadamente alto" de un ataque terrorista.

A la misma vez fue emitido un alerta de viaje a Yemen, que insta a los ciudadanos estadounidenses que decidan permanecer en el país a limitar sus movimientos.

También Gran Bretaña ordenó la evacuación de todo el personal de su embajada en Yemen, mientras que 19 embajadas y consulados de Estados Unidos en el Medio Oriente y África permanecerán cerrados durante el resto de la semana.

Por otra parte, los occidentales que viven en Yemen están tomando precauciones de seguridad adicionales a raíz de las advertencias emitidas por los gobiernos de Estados Unidos y Gran Bretaña sobre posibles amenazas terroristas y el cierre de las embajadas.

Cambio de actitud

Desde su oficina en Yemen, un funcionario de una organización de ayuda con sede en Estados Unidos, señaló que parte de las medidas incluyen una discreta presencia en público, por lo cual solicitó no ser identificado, así como tampoco menciona su organización.

"Nos quedamos en casa, fuera de la vista, lejos de los lugares públicos, es el tipo de cosas que practicamos como medidas de cautela", dijo el funcionario, quien explicó que las oficinas donde trabaja están cerradas durante Eid, que marca el fin del Ramadán.

Las calles de Sanaá en cambio muestran una apariencia de normalidad pese a las advertencias de seguridad. "No hay que dejarse llevar. Sí claro, la amenaza existe y creo que hay razones por las cuales se toman las precauciones y se envían alertas, pero creo que tenemos que tomar un poco de distancia para ver toda la situación", señaló.

Por su parte la fotoperiodista estadounidense Alex Potter dice que se nota un incremento de los controles de seguridad adicionales en Sanaá, pero por el momento planea permanecer en Yemen. "Me siento muy conectado con el pueblo yemení y me siento muy segura aquí, porque tengo una buena red de personas conocidas", dijo Potter.

Pasar desapercibido

Iona Craig es una periodista británica independiente que vive en Yemen desde hace tres años, dice que incluso antes de la advertencias terroristas emitidas por Estados Unidos y Gran Bretaña, ya había adoptado un perfil bajo debido a una serie de secuestros contra occidentales.

"Tengo que tener cuidado con la forma en que me muevo por la ciudad. Ya saben, no tenemos una rutina así que tratamos de pasar desapercibidos y no usar ropa occidental, y ese tipo de cosas", dijo Craig.

Craig dice que se ven signos de una mayor seguridad en Sanaá y que ha visto aviones de vigilancia que vuelan sobre la ciudad.

Ella también dice que el gobierno ha pedido a los grupos de ayuda internacional para restringir los eventos en la noche. Mientras tanto, el gobierno de Yemen ha desplegado cientos de vehículos militares blindados para proteger el palacio presidencial, edificios vitales y embajadas occidentales en la capital.
XS
SM
MD
LG