Enlaces para accesibilidad

Un mundo más gordo


Ser obeso ha dejado de ser un problema exclusivo de occidente.

Ser obeso ha dejado de ser un problema exclusivo de occidente.

La tasa de obesidad se ha duplicado en los último treinta años, dando lugar a un aumento de enfermedades derivadas.

Las tasas globales de obesidad se han duplicado en los últimos treinta años, perjudicando seriamente a los niveles de tensión y de colesterol, según tres nuevos estudios.

Los habitantes de los archipiélagos del pacífico, como Samio, son los más pesados, declaró uno de los estudios. “Ser obeso no es ya sólo un problema del Oeste”, asegura Majid Ezzati, profesora de salud pública en el Colegio Imperial de Londres.

Entre los países desarrollados, en Estados Unidos es donde aparece la media de peso más alta, mientras que Japón se encuentra en las antípodas, situándose como los más delgados.

En 1980, alrededor del 5% de los hombres y el 8% de las mujeres de todo el mundo padecían de obesidad. 28 años más tarde, las tasas se situaban cerca del 10% para los varones y del 14% para las mujeres.

Este incremento implica que 205 millones de hombre y 297 millones de mujeres son obesos. Mientras que otros 1,5 millones de personas padecen sobrepeso, de acuerdo con el estudio.

Aunque los países ricos han tratado de mejorar los niveles de presión sanguínea y colesterol, los investigadores aseguran que la gente sigue acumulando kilos, excepto en algunos lugares como el centro de África y Asia meridional.

El estudio advierte que este incremento feroz de gente con problemas de obesidad podría generar un “tsunami global de enfermedades cardiovasculares”. La obesidad a su vez está relacionada con altas tasas de cáncer y diabetes, y se estima que causa cerca de 3 millones de muertes al año.

XS
SM
MD
LG