Enlaces para accesibilidad

Obama agasajado en Londres


El presidente Obama recibió los honores y la bienvenida de la reina Isabel a su arribo al Palacio de Buckingham.

El presidente Obama recibió los honores y la bienvenida de la reina Isabel a su arribo al Palacio de Buckingham.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, fue recibido en Buckingham, en una visita de dos días para afianzar la "especial" relación con Reino Unido.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, fue recibido en el Palacio de Buckingham por la reina Isabel, durante su primera visita oficial a Gran Bretaña.

Tras su reunión con el primer ministro británico, Cameron Obama señalaron que "respaldaremos a los que quieren iluminar la oscuridad, a los que buscan la libertad en lugar de represión y a los que colocan los fundamentos de la democracia".

Los dos mandatarios se comprometieron también a reforzar la "relación especial" que mantienen los dos países, rebautizada "esencial" para la ocasión.

El presidente Obama y su esposa, Michelle, recibieron honores con una ceremonia que fue cerrada con una salva de 41 disparos.

La reina Isabel junto al mandatario y a la primera dama, así como el príncipe Felipe, el príncipe Carlos y su esposa Camila, mientras como soldados del ejército británico conocidos como la Guardia Escocesa, entonaron el himno nacional de Estados Unidos.

Antes de la ceremonia oficial, el presidente Obama y la primera dama se reunieron con los nuevos duques de Cambridge, el príncipe Guillermo y la princesa Catalina.

La pareja presidencial estadounidense participará por la noche en la cena de estado ofrecida en su honor por la reina Isabel.

Partida anticipada

Obama y su esposa llegaron a Londres en la noche del 23 de mayo tras partir anticipadamente de Irlanda en previsión de que las cenizas de un volcán en erupción en Islandia pudieran afectar a su vuelo.

Algo similar ocurrió durante la visita del mandatario en 2010 a Indonesia -país en el que vivió de niño-, cuando tuvo que partir antes debido a la cenizas de otra erupción volcánica.

Previo a su llegada, el primer ministro británico, David Cameron, comunicó a los periodistas que existe "una gran coincidencia de puntos de vista entre los dos países" en asuntos como Pakistán, Afganistán, y las revueltas que sacudieron el Medio Oriente y el norte de África.

El mandatario pernoctó en la casa del embajador estadounidense en el Reino Unido, mientras que hoy pasarán la noche en el Palacio de Buckingham, como estaba previsto.

Ésta no es la primera visita de Obama a Gran Bretaña, aunque es la primera visita de Estado formal. El presidente se reunirá con el premier británico para hablar sobre temas económicos mientras se preparan para la cumbre del Grupo de los 8, que tendrá lugar esta misma semana en Francia.

Preocupaciones de seguridad

Las preocupaciones de seguridad también serán un importante tema de discusión entre Obama y Cameron. El encargado de negocios británico en Estados Unidos, Philip Barton, recientemente dijo a un foro en The Heritage Foundation, un grupo de investigación con sede en Washington, que Obama y Cameron se concentrarán en los cambios en el Medio Oriente y el norte de África.

“Ellos hablarán sobre la situación en Afganistán y Pakistán. Estoy seguro que también discutirán sobre cómo podemos trabajar juntos de la mejor manera para responder a la primavera árabe y apoyar países como Egipto y Túnez mientras atraviesan por una transición”, dijo Barton.

Además de reunirse con Cameron, el presidente Obama se reunirá con el líder opositor británico Ed Miliband, y hablará a ambas cámara del Parlamento.

Después del Reino Unido, con una parada previa en Irlanda, Obama irá a Francia y a Polonia.

Obama emocionó a Irlanda

"¡Estoy feliz de ser un irlandés!", exclamó Obama a las risas ante más de 25.000 personas que llegaron de toda Irlanda para ver su discurso en Dublín, frente a la universidad de Trinity College.

Visiblemente distendido, dijo que se sentía más "acalorado" y a gusto después de tomar una pinta de cerveza irlandesa. Bromeó acerca del hecho de que es 5% irlandés y dijo que "muchos" intentaron descubrir de dónde provenía, en alusión a personas como el magnate Donald Trump, que cuestionaron su nacionalidad estadounidense.

"Estamos unidos por historia, amistad y valores compartidos. Y por eso vine aquí hoy como presidente estadounidense, para reafirmar esos lazos afectivos. Antes hoy Michelle y yo visitamos Moneygall, donde vimos la casa de nuestros ancestros, y fui al pub local y recibimos una bienvenida muy calurosa de todos allí (...)", contó el mandatario.

Obama dijo que en Moneygall le mostraron los registros de nacimiento de su tatara-tatara-tatara-bisabuelo, Falmouth Kearney, quien abandonó el poblado en la peor época de la Gran Hambruna en 1850 para buscar el "sueño americano" en Estados Unidos.

Una historia similar a la de otros dos millones de irlandeses que emigraron, muchos de ellos a Estados Unidos, y que ayudaron a construir el país, dijo Obama.

Pese a los tiempos económicos difíciles que vive Irlanda, el mandatario envió un mensaje de apoyo y aseguró que el futuro de Irlanda y de Estados Unidos es "tan brillante como nuestros niños esperaban que fuera. Lo sé porque es precisamente en tiempos como estos, de grandes desafíos y cambios, cuando nos acordamos de quién somos realmente. Somos personas, los irlandeses y estadounidenses, que nunca pararon de imaginar un futuro más auspicioso, incluso en tiempos difíciles".

El avión del presidente Obama aterrizó en Dublín en la lluviosa mañana del lunes 23 de mayo de 2011. Previo a su discurso, el mandatario se reunió con políticos y visitó la ciudad de Moneygall.

Moneygall se pinta de Obama

Desde la adaptación del nombre a un tradicional y popular pan de frutas llamado brack, por el nombre de “Barack´s Brack”, los pobladores de la pequeña localidad de Moneygall, que apenas cuenta con 350 residentes, pintaron la ciudad y la decoraron para recibir a su hijo más famoso: el presidente de Estados Unidos Barack Obama, que acaba de llegar.

El mandatario inició la visita a la ciudad donde nació y desde donde partió su tatara-tatara-tatara-bisabuelo, Falmouth Kearney.

"Queremos seguir fortaleciendo los lazos de comercio e intercambio entre nuestros dos países, que están empujando al éxito de Irlanda y nosotros haremos todo lo posible para ser útil en el camino hacia la recuperación", señaló el mandatario al llegar a Irlanda.

Obama también hizo referencia al progreso que se ha hecho en Irlanda en cuanto a la pacificación de las "luchas de poder" con Inglaterra que permiten "volver a imaginar sus relaciones" tras "ver a Su Majestad la Reina de Inglaterra venir aquí, y la mutua cordialidad y la curación que creo que se llevó a cabo como consecuencia de esa visita. Envía lo que Bobby Kennedy llamó una vez 'una ola de esperanza'".

La ciudad de Moneygall

La ciudad que cuenta con dos bares y tres mercados, ha sido pintada y adornada para la ocasión. El presidente Obama arribará acompañado por su esposa, Michelle Obama, y durante los últimos días los preparativos, incluyendo la seguridad, han alterado la calma del poblado.

“Todos estamos embarcados en este sueño, nada parece real en la ciudad”, dice Henry Healy, un contador que hace cuatro años se enteró que era el pariente irlandés más cercano del presidente Obama y que recibió el ticket de invitación Nº 0001.

El mandatario es un 5% irlandés, revelaron los estudios, lo que aumenta el orgullo de los irlandeses, porque tal como dice el pastor protestante Canon Stephen Neill, quien en 2007 encontró los registros de nacimientos de Falmouth Kearney y siguió la pista hasta Obama, “como se dice, hay un poco de irlandés en cada persona”.

XS
SM
MD
LG