Enlaces para accesibilidad

EE.UU. ajusta su política con Cuba


El embargo de EE.UU. hacia Cuba inició parcialmente en 1960. Las nuevas medidas representan la mayor apertura de parte de Washington hacia la isla desde esa fecha.

El embargo de EE.UU. hacia Cuba inició parcialmente en 1960. Las nuevas medidas representan la mayor apertura de parte de Washington hacia la isla desde esa fecha.

El presidente Obama dio instrucciones a los secretarios de Estado, Tesoro y Seguridad Nacional para continuar los esfuerzos de apoyar al pueblo cubano.

El gobierno del presidente Barack Obama anunció una serie de medidas para reducir las restricciones de viaje y envío de remesas a Cuba, con la intención de que el pueblo cubano resulte beneficiado y, en palabras del jefe de Estado, “seguir apoyando el deseo de los habitantes de la isla antillana de determinar libremente el futuro de su país”.

Las medidas, anunciadas en un comunicado de prensa de la Casa Blanca, permitirán a cualquier estadounidense enviar hasta $2.000 dólares anuales a cubanos que no ostenten altos cargos en el gobierno ni en el partido comunista, y otorgan a universidades y organizaciones religiosas la autoridad de patrocinar viajes a Cuba sin necesidad de obtener una autorización previa de la oficina federal para el Control de Bienes Foráneos.

Sin embargo, los viajeros no podrán exceder el tope de dinero en efectivo permitido en las especificaciones vigentes del embargo comercial.

Además, cualquier aeropuerto estadounidense podrá ahora solicitar autorización para operar vuelos privados a Cuba, siempre que cuente con la supervisión aduanera suficiente para garantizar el cumplimento cabal del embargo. Actualmente, sólo los aeropuertos de Miami, Nueva York y Los Angeles operan vuelos privados a Cuba.

"Estas medidas aumentarán el contacto entre los pueblos; apoyarán a la sociedad civil en Cuba; mejorarán el libre flujo de información para los cubanos, por ellos y entre ellos, y ayudará a promover su independencia de las autoridades cubanas", señaló el comunicado de la Casa Blanca.

El senador demócrata John Kerry, presidente del comité de relaciones exteriores, calificó el anuncio como un "paso importante" porque una muestra de la buena voluntad de los ciudadanos de ambos países, pero dijo que seguirá impulsando leyes que permitan viajar libremente a los estadounidenses a Cuba.

"Tras 50 años de embargo contra Cuba y prohibiciones gubernamentales al contacto (con los cubanos), es el momento de probar algo diferente", dijo Kerry, quien fue candidato a la presidencia en el 2004.

La representante republicana Ileana Ross-Lehtinen, presidenta de la comisión de relaciones exteriores de la cámara baja, consideró que los cambios "socavan nuestra política exterior y nuestros objetivos de seguridad y sólo traerán beneficios económicos al moribundo régimen cubano".

XS
SM
MD
LG