Enlaces para accesibilidad

Obama y Santos destraban TLC


Los presidentes Santos y Obama mantuvieron un encuentro bilateral en 2010 en Nueva York y volvieron a reunirse esta tarde en Washington.

Los presidentes Santos y Obama mantuvieron un encuentro bilateral en 2010 en Nueva York y volvieron a reunirse esta tarde en Washington.

Con la aprobación del tratado las exportaciones de EE.UU a Colombia se incrementarían en más de $1.000 millones de dólares.

Los presidentes de EE.UU., Barack Obama, y de Colombia, Juan Manuel Santos, anunciaron un plan de acción que permitiría hacer efectivo el Tratado de Libre Comercio (TLC) bilateral, que lleva cinco años esperando ser ratificado por el Congreso en Washington.

Tras reunirse en el Despacho Oval de la Casa Blanca con el mandatario colombiano, Obama dijo que el plan es consistente “con los intereses de EE.UU”., y con la visión que el presidente Santos tiene de “una Colombia más próspera".

Obama señaló que las exportaciones de EE.UU. se incrementarán $1.000 millones de dólares si el Congreso aprueba el TLC con la nación suramericana.

Además, destacó los logros de Colombia, donde según dijo "ha florecido una democracia fuerte que respeta los derechos humanos y avanza para proporcionar prosperidad económica a su pueblo".

Por su parte, Santos precisó que el próximo 22 de abril es la primera fecha que establece el plan para a poner en práctica las medidas previstas, con las que "se inicia el proceso para la presentación al Congreso del TLC", con vista a su ratificación.

Santos dijo que se trataba de "una noticia muy satisfactoria" tras recordar que "llevábamos cinco años buscando la luz verde. Hoy, finalmente, tenemos la luz verde", subrayó.

El anuncio de que ambos presidentes habían alcanzado un acuerdo fue hecho originalmente la víspera por el representante comercial de Estados Unidos, el embajador Ron Kirk, durante una conferencia telefónica.

El plan de acción busca fortalecer los derechos laborales en Colombia mediante una ampliación sustancial del programa de protección a líderes sindicales y una reforma del código penal colombiano, que hasta ahora eran obstáculos para que el Congreso ratificara el TLC.

Fuentes vinculadas a las negociaciones informaron que el acuerdo fue logrado después que Colombia aceptó reformar las leyes laborales y penalizar la violencia contra los sindicalistas.

El tratado de libre comercio es visto como una importante parte de la agenda económica del presidente Obama. El acuerdo aún tiene que ser aprobado por el Congreso antes de ser implementado.

Declaraciones de apoyo

Miembros de la comunidad empresarial y asociaciones agrícolas e industriales emitieron declaraciones de apoyo al acuerdo entre Colombia y Estados Unidos.

Entre estos grupos están la Sociedad de Negocios EE.UU.-Colombia; la Coalición de Industrias de Servicio; la organización TechAmerica, y las Asociaciones de Refinadores de Maíz, de Consumidores de la Industria Electrónica, y de Manufactureros de Supermercados.

También el Consejo Nacional de Comercio Extranjero, el Comité de Emergencia para el Comercio de EE.UU., el Consejo de Destilerías de Licores, y las firmas Caterpillar, Dow Chemical y Cisco.

La Asociación Nacional de Manufactureros destacó que el acuerdo “es crítico para lograr la meta del presidente (Obama) de duplicar las exportaciones de EE.UU. para el 2014” y para reducir a nada la actuales tarifas de 14 por ciento que como promedio pagan en Colombia.

“Disminuir las barreras comerciales es vital para el sector minorista de EE.UU., una industria que da empleo a más de 12 millones 450 mil trabajadores estadounidenses”, según un comunicado difundido por la Asociación de Líderes de la Industria Minorista.

La Asociación de Refinadores de Maíz urgió al Congreso a “actuar rápidamente” para aprobar el acuerdo y dijo que “las tarifas sobre el gluten, la fécula de maíz y al dextrosa se reducirán a cero” cuando el TLC se haga efectivo.

Entre tanto, la Asociación Americana de Soya subrayó que “el acuerdo comercial creará nuevas oportunidades para los granjeros y rancheros estadounidenses en el mercado colombiano, y los productores de soya del país tendrán la oportunidad de recuperar parte de lo perdido frente a competidores en Suramérica”.

XS
SM
MD
LG