Enlaces para accesibilidad

EE.UU.: presupuesto eje del debate


El presidente del Congreso, el republicano John Boehner, participó del encuentro donde no se habría logrado un acuerdo.

El presidente del Congreso, el republicano John Boehner, participó del encuentro donde no se habría logrado un acuerdo.

La intención es buscar un acuerdo para evitar la paralización de varios servicios estatales.

El presidente de Estados de Unidos, Barack Obama, se reunió con miembros de los dos partidos que integran el Congreso estadounidense, el oficialismo demócrata y la oposición republicana, en la Casa Blanca, para buscar un acuerdo sobre el presupuesto y evitar el cierre de actividades del gobierno el viernes 8 de abril de 2011.

Por su lado, el mandatario, que un día antes anunció oficialmente a través de un correo electrónico y un video a sus partidarios que lanzaba su candidatura para la reelección a la presidencial por el Partido Demócrata, dice que es necesario un acuerdo para no poner en peligro la recuperación económica del país.

En cambio, los republicanos sostienen que están tratando de evitar la amenaza de un cierre del gobierno, pero insisten en que deben hacerse enormes recortes de gastos para poder reducir el déficit presupuestario.

Desde que comenzó el año fiscal en octubre de 2010, el gobierno estadounidense ha estado funcionando gracias a una serie de seis planes de financiamiento temporales que han evitado un cierre de operaciones.

En la reunión, Obama "exhortará a los dirigentes a llegar a un acuerdo definitivo y a evitar una parálisis gubernamental que sería perjudicial para nuestra recuperación económica", dijo el vocero presidencial, Jay Carney.

Sin embargo, los legisladores y el presidente Obama no han logrado hasta ahora convenir en los recortes necesarios ni en las prioridades de gastos para lo que queda del actual año fiscal.

Las agencias del gobierno se quedarán sin fondos después del viernes si no se acuerda un plan presupuestario. Si eso sucede, numerosos servicios del gobierno considerados no-esenciales serán suspendidos hasta que se adopte un presupuesto.

La Casa Blanca y los líderes del Congreso están tratando de recortar por lo menos $33.000 millones de dólares de los gastos discrecionales del presupuesto del gobierno federal.

No obstante, los partidarios del movimiento ultraconservador Tea Party, entre los legisladores de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes, quieren que se hagan reducciones aún mayores por un total de $61.000 millones de dólares, por lo menos.

Del encuentor participaron el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner; el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid; y los dos presidentes de las comisiones de presupuesto, informó el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

Los aliados demócratas del presidente Obama y sus adversarios republicanos, se encuentran enfrascados en una disputa sobre el presupuesto 2011, y tienen hasta el viernes 8 de abril de 2011 para llegar a un acuerdo, sin el cual, parte de los servicios gubernamentales deberá cerrar.

XS
SM
MD
LG