Enlaces para accesibilidad

Crisis europea domina Cumbre de G8

  • Voz de América - Redacción

El presidente Obama junto al mandatario francés, Francois Hollande, (izq.), y el primer ministro británico, David Cameron (der.)

El presidente Obama junto al mandatario francés, Francois Hollande, (izq.), y el primer ministro británico, David Cameron (der.)

El presidente de EE.UU. se reúne en Camp David con líderes de las potenciales mundiales y aborda, entre otros temas, la crisis en la Eurozona.

El presidente de EE.UU. Barack Obama prometió este sábado durante la Cumbre del G-8 que tiene lugar en su residencia campestre de Camp David, en el estado de Maryland, que se esforzará junto con Europa en hallar la fórmula para permitir que haya crecimiento económico en los países del viejo continente a la par que reducen su deuda.

Obama y los líderes de las mayores potencias económicas del mundo buscan evitar que un empeoramiento de la crisis en la llamada zona euro tenga hondas repercusiones fuera de sus fronteras y desestabilice la economía mundial.

Los mercados financieros están profundamente alarmados acerca de los problemas que está experimentando la banca en España y los riesgos que significarían una salida de Grecia de la Eurozona, preocupaciones que han hecho caer los mercados de valores al más bajo nivel que se registra este año.

"Todos estamos absolutamente comprometidos a asegurar que tanto crecimiento y estabilidad, como consolidación fiscal, sean parte de un paquete global a fin de alcanzar el tipo de prosperidad que nuestros ciudadanos buscan”, dijo el presidente de EE.UU.

Luego de sostener una reunión temprano este sábado con Obama, el primer ministro británico, David Cameron, dijo haber detectado “un creciente sentido de urgencia de que se necesita actuar” respecto a la crisis en la Eurozona.

Respecto al programa nuclear de Irán, Obama indicó que el G8 está firmemente comprometido a mantener una política de sanciones y presiones diplomáticas.

Sobre Siria, dijo que todos los líderes del grupo creen es preferible una transición política pacífica en ese país y apoyan el plan de paz del enviado especial de la ONU Kofi Annan, pero subrayó que el proceso debe avanzar más rápidamente para acabar de dar solución a la crisis.

Los líderes mundiales también discutieron sobre Corea del Norte y estuvieron de acuerdo en que Pyonyang viola sus obligaciones internacionales y no tendrá posibilidad de reincorporarse a la comunidad internacional si continúa sus “acciones provocativas”, dijo.

La víspera

Los líderes de la Unión Europea se mostraron inclinados la víspera a subrayar que mantendrán una firme postura en proteger a los bancos frente a reportes noticiosos de que un descalabro de las instituciones financieras de España pudiera llevar a la quiebra a la cuarta economía en tamaño del continente.

En una ceremonia diplomática y cercana, transmitida por la Casa Blanca en la tarde del viernes, Obama dio formalmente la bienvenida a los líderes del G8.

Con un atuendo casual y muy sonriente, Obama recibió a los dirigentes de la Unión Europea, José Manuel Barroso y Herman van Rompuy, así como a la canciller alemana, Angela Merkel; al presidente de Canadá, Stephen Harper, y al mandatario francés François Hollande, con quien ya se había reunido.

También al primer ministro británico, David Cameron, y al líder italiano Mario Monti. Desde Asia también los visitaron el líder japonés Yoshihiko Noda y el primer ministro ruso, Dmitri Medvedev, quien acudió en representación del presidente, Vladimir Putin.

El encuentro estuvo precedido por las sugerencias del presidente estadounidense, Barack Obama, a Europa de actuar con mayor decisión para hacer frente a la crisis financiera internacional y las advertencias sobre la necesidad de austeridad.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG