Enlaces para accesibilidad

Obama elogia reconstrucción de Nueva Orleans a 10 años de Katrina

  • Voz de América - Redacción

El presidente Barack Obama pronuncia discurso en nuevo Centro Comunitario del Lower Ninth Ward en Nueva Orleans, Luisiana.

El presidente Barack Obama pronuncia discurso en nuevo Centro Comunitario del Lower Ninth Ward en Nueva Orleans, Luisiana.

El huracán Katrina devastó la costa del Golfo dejando 2.000 fatalidades, la mayoría en Nueva Orleans. Una enorme marea crecida destruyó el sistema de diques que protegía la ciudad y las aguas inundaron completamente algunas zonas llegando a más de seis metros de alto.

El presidente Barack Obama elogió el jueves "la exraordinaria resistencia" del pueblo de Nueva Orleans en una visita para conmemorar el décimo aniversario del año en que el huracán Katrina devastó el estado y socavó la confianza de los estadounidenses en el gobierno.

Obama trató de conciliar la problemática respuesta inicial de las autoridades federales durante el gobierno de George W. Bush, con los más exitosos esfuerzos para reconstruir Nueva Orleans.

El presidente conversó con residentes desde las escalinatas frontales de casas nuevas y probó pollo frito en un restaurante esquinero durante un paseo por la ciudad.

Más tarde, dijo a cientos de residentes reunidos en un nuevo centro comunitario lleno a capacidad enel área del Lower 9th Ward, que "la gente de Nueva Orleans no solo lo inspiró a él sino a todo el país". Durante Katrina más de 6 metros de agua cubrieron el lugar.

El presidente Obama dijo que la reconstrucción de la ciudad es una metáfora de lo que está sucediendo en toda la nación ha medida que la crisis económica ha ido pasando.

No obstante, el mandatario estadounidense reconoció que falta mucho por hacer. Y tras caminar de puerta en puerta por el icónico vecindario de Tremé advirtió que "solo porque las casas son bonitas no significa que el trabajo está hecho".

Hay much más por hacer, dijo "inequidades estructurales que existían mucho antes de Katrina". En su discurso en el centro comunitario, Obama dijo que la instalación era "un ejemplo de lo que es posible cuando frente a la tragedia y a las dificultades se presta auda, ladrillo a ladrillo, bloque tras bloque, barrio tras barrio, ustedes construyen un mejor futuro", indicó.

Obama era un senador nuevo cuando Katrina se abatió sobre Luisiana el 29 de agosto de 2005. La tormenta causó enormes daños a la costa del Golfo desde Tejzas al centro de Florida, mientras una poderosa marea crecida rompió los diques que protegían a Nueva Orleans de las inundaciones.

Cerca de 2.000 personas murieron, la mayoría en Nueva Orleans. Los residentes se refugiaron en los techos de las casas, en el Super Domo de la ciudad y en el centro de convenciones, mientras la ayuda del gobierno fallaba en todos los niveles.

En su discurso, el presidente Obama dijo que la tormenta ayudó a exponer las desigualdades que existían por largo tiempo en Nueva Orleans y dejaron a demasiadas personas, especialmente minorías, sin buenos trabajos, atención médica asequible o vivienda decente y demasiados niños creciendo en medio de la violencia criminal y asistiendo a escuelas deficientes.

Pero aunque el centro comunitario donde el presidente habló es nuevo y reluciente, y está cerca de lindas casas renovadas también está junto a una casa abandonada, cubierta con tablones de madera. Lotes vacíos donde una vez estuvieron casas que la tormenta destruyó están llenos de maleza y preocupan a los residentes por el peligro de serpientes.

Colette Pichon Battle, directora ejecutiva del Centro Legal y de Políticas de la Costa del Golfo dijo que no se debe creer que las cosas están demasiado bien en Nueva Orleans, "reconstruir desde la tormenta favorece a las empresas privadas privilegiadas y esta ilusión de la recuperación no es progreso", afirmó.

Residentes de la ciudad también hablaron de la desigualdad de la reconstrucción. "Creo que nos falta mucho por recorrer" dijo Lisa Ross, de 52 años, una residente que avalúa casas. Ella indican que las áreas frecuentada por turistas se han recuperado tremendamente, pero que muchos vecindarios han tenido dificultades.

Harold Washington, un militar retirado de 54 años, que estudia en la Universidad Tulane, dice que la ciudad !está mejor que antes!, pero señala que es triste que los niños ahora tienen que viajar en autobús por toda la ciudad para asistir a la escuela en lugar de poder asistir a la escuela de su barrio.

XS
SM
MD
LG