Enlaces para accesibilidad

Apoyo a democracias en M. Oriente y África


Obama dejó claro también que “nuestro apoyo también debe extenderse a otros países donde las transiciones no han comenzado".

Obama dejó claro también que “nuestro apoyo también debe extenderse a otros países donde las transiciones no han comenzado".

Obama dijo que el presidente de Siria, Bashar al Assad, "tiene la opción de permitir el desarrollo democrático, o marcharse".

“No puede haber dudas de que Estados Unidos da la bienvenida a la libertad y autodeterminación de los pueblos”, afirmó el presidente Barack Obama en su discurso sobre la política de su gobierno para el Medio Oriente y el Norte de África, desde el Departamento de Estado en Washington.

De esta forma, el mandatario apunto a despejar todas las dudas sobre el apoyo a la democracia y la libertad por parte del gobierno de Estados Unidos.

Lea el discurso completo

El presidente Obama, repartió elogios, críticas y hasta autocríticas durante su alocución, donde señaló también los avances concretados en Irak con el retiro de tropas, en Afganistán en la lucha contra el Talibán y en el combate a al Qaeda, dando muerte a su líder Osama bin Laden.

Obama fue terminante al señalar que "bin Laden no fue un mártir. Era un asesino de masas que ofrecía solamente un mensaje de odio e insistía en que los musulmanes debían pelear contra occidente y que la violencia contra hombres, mujeres y niños era el único camino hacia el cambio".

En su mensaje bin Laden "rechazó la democracia y los derechos individuales para los muslmanes", dijo Obama. También el líder de al Qaeda "apoyó el extremismo violento. Su objetivo era lo que podía destruir, no en lo que podía construir".

Esa visión, según Obama, "no es la que impulsaron los movimientos en Túnez", quien recordó que “las protestas pacíficas lograron más en seis meses de lo que los terroristas intentaron por la fuerza y la violencia durante años”.

Las revoluciones

En particular, el mandatario destacó la forma en la que “las revoluciones” en el mundo árabe se han desarrollado y expresó el apoyo de Estados Unidos sa las aspiraciones democráticas de los pueblos, a la vez que aclaró que “no fue Estados Unidos quien puso a la gente en las calles en Egipto o en Túnez”.

Pero tras los cambios impulsados, "la política de Estados Unidos será promover reformas en la región y apoyar transiciones hacia la democracia”, afirmó Obama.

“Ese esfuerzo comienza con Egipto y Túnez” anunció.

Según el mandatario “ambas naciones pueden establecer un modelo de desarrollo democrática”.

Violencia contra los pueblos

Sin embargo, Obama dejó claro también que “nuestro apoyo también debe extenderse a otros países donde las transiciones no han comenzado, donde los llamados a cambios han sido respondidos con violencia. El ejemplo más extremo es Libia, donde Moammar Gadhafi lanzó una guerra contra su pueblo.

Pero ese no es el único lugar, “el régimen Sirio ha elegido asesinar y arrestar en masa a sus ciudadanos. Estados Unidos condena estos actos y trabaja con la comunidad para aplicar sanciones contra Siria”.

El mandatario dijo que el presidente de Siria, Bashar al Assad "tiene la opción de permitir el desarrollo democrático o marcharse”.

Sin embargo, dijo Obama, “Siria ha seguido el ejemplo de Irán, en cuanto a reprimir a su propio pueblo. Y esto de lo que habla es de la hipocresía del gobierno de Irán, que reclama a otros países, pero ataca a su propio pueblo”.

El mandatario recordó que las manfiestaciones comenzaron en Irán, "tiempo atrás" donde fueron aplastadas por el gobierno. El mandatario dijo que “nuestra oposición a la represión en Irán, al desarrollo de su programa nuclear y a su apoyo al terrorismo, es bien conocida” y se mantendrá firme.

A la misma vez, el presidente Obama también hizo una autocrítica, al señalar que “nuestros amigos en la región no siempre han reaccionado bien. No han sido consistentes. Eso ocurre con Yemen y en Bahrein”.

Respuesta amplia

El discurso es considerado la primera respuesta de Obama ante las revueltas ocurridas en el mundo árabe.

El mandatario dijo que “los próximos meses serán claves para dar respuesta a lo que las poblaciones esperan, especialmente la gente joven. En ese sentido, voy a cumplir con lo que anuncie en El Cairo” en su discurso de 2009, en cuanto a “inversiones y desarrollo de la economía”.

Según Obama, “la reforma real no viene sólo con las urnas”, sino con el desarrollo de la economía y los derechos humanos, como el derecho a la libertad de información, afirmó Obama.

“La pregunta es que rol jugará Estados Unidos donde la respuesta a las protestas pacíficas es la violencia”, cuestionó el mandatario. Y señaló que “vamos a continuar con el desarrollo de nuestra política en la región porque creemos que no son hostiles a los pueblos”.

Pero una “estrategia que sólo busca estos intereses, no es la respuesta a la necesidad de la población, a los estómagos vacíos”, afirmó Obama. En particular, porque tal como lo reconoció, “existe desconfianza” entre ambas partes.

Recordó que en 2009, en su discurso en El Cairo, “inicié un camino para desarrollar una nueva relación.

“No puede haber dudas de que Estados unidos da la bienvenida a la libertad y autodeterminación de los pueblos”, y si bien “habrá desafíos”, en este momento “tenemos la oportunidad de hacer lo que es lo mejor para las poblaciones”.

Obama reafirmó el compromiso de Estados Unidos de ayudar a las naciones que apoyen el desarrollo de la democracia.

Propuestas

El presidente Obama presentó sus propuestas para lograr las metas de promover el desarrollo de la democracia y la autodeterminación en Medio oriente y el Norte África.

El mandatario anunció que Estados Unidos ha solicitado al Banco Mundial (BM) y al Fondo Monetario Internacional (IMF), que “presenten la próxima semana en la reunión del Grupo de los 8 (G8), un plan sobre lo que es necesario para estabilizar y modernizar las economías de Túnez y Egipto”, a la vez que urgió a “otros países a ayudar a Egipto y Túnez a cumplir con sus necesidades financieras”.

También señaló que parte de la ayuda será aliviar la deuda del pasado de Egipto y en tal sentido, “Estados Unidos ofrece un alivio de la deuda de Egipto de más de mil millones de dólares y vamos a trabajar para que ese capital sea invertido en crecimiento y en apoyar a los emprendedores”. También “vamos a ayudarlos a recuperar los actives que fueron robados”.

Por otra parte, “vamos a trabajar con el Congreso para crear Fondos para invertir en Túnez y Egipto” el cual se inspira en el proceso de transición aplicado en el este de Europa tras la caída del muro de Berlín. La Corporación para la inversión privada en el extranjero (OPIC, por su sigla en inglés), lanzará una instalación de $2 mil millones de dólares para promover la inversión en la región.

Otro aspecto será el lanzamiento de una amplia Iniciativa de Asociación en Comercio e Inversiones para el Medio Oriente y el Norte de África. Obama recordó que dejando fuera las exportaciones petroleras, la región, de más de 400 millones de habitantes, “exporta casi lo mismo que Suiza”, de forma que hay mucho trabajo por hacer.

Parte de ese trabajo, subrayó Obama, será la lucha contra la corrupción y el elitismo.

Paz en Medio Oriente

Finalmente el presidente abordó también, la situación entre israelíes y palestinos.

“Por décadas el conflicto entre israelíes y árabes ha ensombrecido a la región”, recordó Obama, donde ambas partes han sufrido. En particular, el mandatario criticó el hecho de que tras dos años de trabajo de su gobierno y décadas de trabajo de otros gobiernos estadounidenses, el mundo sigue viendo “un conflicto que se ha extendido por décadas, de estancamiento y más nada”.

Obama recordó que “la comunidad internacional está fatigada de un proceso sin fin, que nunca produce un resultado”, per manifestó sin confianza en que "la mayoría de israelíes y palestinos prefieren mirar al futuro que estar atrapados en el pasado".

Pero más allá de que los cambios en la región del Medio Oriente representan un símbolo de inestabilidad y muchos opinan que es poco propicio para el diálogo de paz, el mandatario expresó su “desacuerdo” y dijo que la oportunidad es ahora, cuando se están produciendo cambios.

Pero reclamó dar pasos positivos, a la vez que reafirmó que “nuestro compromiso con la seguridad de Israel es incuestionable”. Pero esa amistad “no permite decir la verdad”.

Obama reclamó abandonar el “status quo por parte de Israel y actuar valientemente para lograr una paz duradera”. Pero también pidió a los palestinos entender que “el anuncio reciente entre Fatah y Hamas genera inquietudes legítimas y profundas para Israel, porque como será posible negociar con alguien que no acepta tu derecho de existente”, dijo en referencia al rechazo a reconocer el estado judío por parte de Fatah y Hamas.

El mandatario insistió en la solución de “dos estados para dos pueblos” reconociendo “las fronteras de 19667” y abogó por un “Israel como un estado judío y una tierra para el pueblo judío. Y un estado de palestina para los palestinos. Y cada estado debe reconocer al otro y vivir en paz, y disfrutar de la autodeterminación”, concluyó Obama, tras proponer crear “una palestina viable y un Israel seguro”.

Lea el discurso completo

XS
SM
MD
LG