Enlaces para accesibilidad

EE.UU. lucha contra perversión del islam

  • Voz de América - Redacción

En un discurso durante la Cumbre contra el Extremismo Violento en la Casa Blanca, el presidente dice que EE.UU. no está en guerra contra la religión sino con los terroristas que la han pervertido.

El presidente Barack Obama dará un nuevo discurso este jueves en el último día de la Cumbre contra el Extremismo Violento organizada por la Casa Blanca.

Obama hablará esta vez a una audiencia de alto nivel ministerial en el Departamento de Estado.

El miércoles, Obama señaló que algunas comunidades musulmanas han aceptado la idea de que el islam es incompatible con la tolerancia y la vida moderna.

"No estamos en guerra con el islam", subrayó Obama. "Estamos en guerra con la gente que ha pervertido el islam".

"No podemos aceptar la premisa que ellos proponen porque es una mentira, ni tampoco podemos otorgar a estos terroristas la legitimación religiosa que buscan", dijo Obama. "Ellos no son líderes religiosos, son terroristas".

Obama dijo que el mundo debe hacer más para contrarrestar la propaganda ideológica de grupos extremistas como el Estado islámico.

"Todos tienen que dejar en claro que, sin importar sus quejas, la violencia contra los inocentes no defiende al Islam o a los musulmanes, los daña", señaló el presidente.

Para ello, es imprescindible encontrar a aquellos que conocen de la hipocresía del Estado islámico, y darlos a conocer, según Obama.

"Mientras avanzamos, tenemos que encontrar nuevas formas de amplificar las voces de la paz, tolerancia e inclusión, y hacerlo especialmente en línea", agregó.

El martes, durante la apertura del evento, el vicepresidente Joe Biden, remarcó esa misma idea, de que la lucha contra el extremismo debe ir más allá del mero uso de la fuerza militar.

“Las sociedades deben proveer una alternativa afirmativa para las comunidades inmigrantes, una sensación de oportunidad, una sensación de pertenencia y eso desacredita los llamamientos terroristas al miedo, el aislamiento, el odio, el resentimiento … todo con un propósito en mente, como es el de contrarrestar el llamado a la radicalización”, señaló el vicepresidente.

Durante la cumbre de tres días de duración en la que participan representantes de unos 60 países, Obama pretende resaltar los modelos locales para prevenir la radicalización, que pueden ser replicados en otras comunidades.

Aunque la Casa Blanca se ha esforzado por evitar menciones directas a la campaña contra el extremismo islámico, la reunión es además un medio más para acercar a otras naciones árabes o musulmanes en la lucha por expulsar a los grupos militantes que pretenden imponer interpretaciones rígidas del Islam en lugares como Yemen, Nigeria o Irak.

La reunión se lleva a cabo en el Departamento de Estado de la capital estadounidense.

Parte del material para esta nota proviene de The Associated Press

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG