Enlaces para accesibilidad

Obama complacido con rechazo de Ley de Inmigración


El presidente Barack Obama se mostró complacido con la decisión de la Corte Suprema sobre la ley de inmigración de Arizona.

El presidente Barack Obama se mostró complacido con la decisión de la Corte Suprema sobre la ley de inmigración de Arizona.

El presidente de EE.UU. ha defendido la necesidad de crear una ley migratoria "integral". El candidato republicano, Mitt Romney, ha denunciado que el presidente no la haya promovido.

El rechazo de las disposiciones de la Ley de Inmigración de Arizona, que se ha producido este lunes, ha complacido al presidente de EE.UU., Barack Obama, que señaló que, "ningún estadounidense debe tener que vivir, en ningún momento, bajo la nube de la sospecha sólo en base a su apariencia".

"Continuaremos haciendo cumplir nuestras leyes de inmigración concentrándonos en nuestras prioridades, como la seguridad de la frontera y los delincuentes que amenazan a nuestras comunidades, y no, por ejemplo, los estudiantes que se ganan su educación", recalcó.

Otras reacciones


Harry Reid, demócrata, líder de la Mayoría del Senado
"La Corte Suprema hizo lo correcto al anular la gran mayoría de la ley de Arizona. La derogación de tres de las cuatro disposiciones demuestra que la administración de Obama actuó correctamente al oponerse a esta ley, que no es sólo contraproducente, sino también inconstitucional. Las leyes que legalizan la discriminación no son compatibles con los ideales de nuestra nación y las tradiciones de la igualdad de derechos".

Terry Branstad, republicano, gobernador de Iowa
"No creo que sea inapropiado pedir a alguien que muestre su identificación, bien sea un permiso de conducir, bien sean otros documentos legales. Tenemos que protegernos de los indocumentados que vienen a nuestro país, muchos de los cuales también han estado envueltos en el tráfico de drogas".

Brian Sandoval, republicano, gobernador de Nevada
"Esta decisión deja claro que el presidente y el Congreso deben unirse para reformar nuestro sistema migratorio".

Janet Napolitano, demócrata, Secretaria de Seguridad Nacional
"Me complace que el Tribunal Supremo haya confirmado que las leyes estatales no pueden condicionar las políticas migratorias del gobierno federal. El departamento sigue centrado en reforzar la seguridad pública y la integridad de nuestra frontera priorizando el refuerzo en aquellos que se hallan ilegalmente en nuestro país y están cometiendo crímenes, aquellos que han violado repetidamente nuestras leyes migratorias y aquellos que han cruzado nuestras fronteras ilegalmente".

Jan Brewer, republicana, gobernadora de Arizona
"La decisión de hoy es una victoria para la ley. Después de más de dos años de pelea legal, el corazón de la SB1070 puede ser ahora implementado de acuerdo con la Constitución de Estados Unidos. Estoy segura de que nuestros agentes están preparados para aplicar esta ley de forma responsable. Apoyamos la ley, incluyendo aquellas en contra de la inmigración indocumentada y el perfil racial".

Ted Cruz, republicano, candidato al Senado por Texas
"Tenemos que ser una nación que celebre la inmigración legal. Esto es una pérdida de respeto a los que consiguen sus papeles conforme a la ley".

Nancy Pelosi, demócrata, líder de la Minoría en el Congreso
"La disposición que obliga a mostrar los papeles [3,5 y 6] abre la puerta a una patente discriminación contra los ciudadanos americanos, minorías e inmigrantes. El tribunal ha decidido que esta sección necesita ser revisada, y tengo la esperanza de que no salga adelante en el futuro. Ningún estado debería trabajar en el debilitamiento de los derechos civiles".

David Dewhurst, republicano, candidato al Senado por Texas
"El gobierno federal ha hecho un trabajo horrible intentando proteger nuestra frontera. No podemos llevar a cabo un programa de inmigración sin antes haberla asegurado. Necesitamos reforzar todas nuestras leyes".

El presidente de los EE.UU. comunicó, asimismo, que tiene intención de colaborar con el Congreso para lograr "una reforma migratoria integral, que atienda a nuestras necesidades económicas y de seguridad, y que respete nuestra tradición como una nación de leyes y una nación de inmigrantes".

En este sentido, explicó que el actual sistema migratorio está "descompuesto" y que la "diversidad de leyes estatales no es la solución, sino parte del problema".

El candidato republicano a la presidencia, Mitt Romney, criticó, por su parte, la labor de Obama en el ámbito migratorio durante los últimos cuatro años: "El presidente ha fallado en su liderazgo en el tema de la inmigración. Es otra de sus promesas rotas. Prometió presentar un plan migratorio durante su primer año en la Casa Blanca; y cuatro años después, seguimos esperando".

Romney defendió, además, la autoridad de los Estados para controlar el problema migratorio, calificándolo de "obligación y derecho". "Cada Estado ha de asegurar las fronteras y garantizar el cumplimiento de la ley, en especial si el gobierno federal no ha cumplido sus obligaciones", añadió.

Dos puntos de vista enfrentados

Los choques sobre la Ley de Inmigración de Arizona en particular y el problema migratorio en general no sólo se han producido políticamente. En el ámbito social, tanto partidarios como detractores de la regularización migratoria en EE.UU. ya se han pronunciado.
"Obama se siente comprometido con una
reforma integral y humana"

Para Enrique Morones, presidente y fundador de la organización pro-inmigración Ángeles de la Frontera, se están produciendo señales positivas en el proceso de regularización: “Estamos convencidos de que se va a lograr una reforma más completa. Obama ha estado ocupado con la reforma financiera y la sanitaria, y necesita más tiempo. Por eso es importante que el presidente sea reelegido y que los demócratas sean más fuertes en el Congreso y en el Senado”.

Según Morones, “la presidencia de otro partido podría ser un desastre” respecto al tema migratorio, porque, en su opinión, y pese a su reciente promesa de reforma, Romney “no hace lo que dice. Cuando era gobernador tomó una posición y luego la cambió. Las declaraciones que ha hecho desde 2008 han seguido una estrategia muy política, y por eso es una persona muy peligrosa: nunca sabes dónde está parado”.

La solución, para Ángeles de la Frontera, no pasa por levantar más muros, sino en “salir de la sombra”, como asegura Morones. “La gente cree que está traspasando una línea, pero no hay línea. La administración de la frontera ha sido un fracaso desde 1994. Cada año vienen más personas. No podemos tener más gente cruzando la frontera, sino generar fuentes de comunicación”, apunta, para agregar que el objetivo del presidente es que accedan a los EE.UU. “personas que no tienen recursos para obtener la visa, y no sólo aquellas que tienen mucho dinero, como quiere Romney. Obama ve a los inmigrantes como iguales, y Romney como enemigos”.

En el otro lado de la balanza, Jack Martin, portavoz la Federación para la Reforma de la Inmigración Americana, centrada en la protección de las fronteras, rechaza que se ofrezca un estatus legal a estos jóvenes: “Que se les dé un permiso para trabajar en EE.UU. implica la participación de un millón de personas buscando empleo legal, mientras millones de estadounidenses y residentes legales están sin empleo".
"La solución a este problema
es negar la posibilidad a los inmigrantes de encontrar trabajo en los EE.UU."

"También suponen una competición en la educación universitaria con jóvenes norteamericanos. Para nosotros, lo más lógico sería que estos jóvenes regresasen a sus tierras nativas para continuar su educación y buscar empleo”, explica.

Para esta organización, la legalización de la situación de estos inmigrantes en una futura reforma implicaría amnistía. “Sería un desastre para el país, como ocurrió con la amnistía de 1986”, apunta Martin.

No obstante, la receta, según la federación, no se basa únicamente en el simple reforzamiento de la seguridad en las fronteras, sino en “la negación de la posibilidad de encontrar trabajo en EE.UU. para estas personas”, según Martin que, además, considera que el derecho de decisión respecto a esta política migratoria quedará bajo “responsabilidad del Congreso”.

XS
SM
MD
LG