Enlaces para accesibilidad

Obama: el derecho a la democracia


Obama aseguró que la diferencia entre su compromiso con la región y el de presidentes previos es "la oportunidad actual".

Obama aseguró que la diferencia entre su compromiso con la región y el de presidentes previos es "la oportunidad actual".

En su Discurso a las Américas desde Santiago de Chile, Obama reafirmó su compromiso por la democracia en Cuba.

En el anunciado Discurso para las Américas desde el Centro Cultural Palacio de la Moneda, en Santiago de Chile, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo que “la visión actual de Latinoamérica es de una región que avanza y se siente orgullosa de su progreso, y que está lista para asumir un rol de relevancia en el mundo”.

El mandatario destacó que la “importancia será cada vez mayor para Estados Unidos, especialmente para nuestra economía”.

Sin embargo, Obama destacó que existen áreas donde “debemos continuar avanzando en nuestra asociación, tales como son: el fortalecimiento de la democracia y los derechos humanos”.

El mandatario recordó que hace 60 años las Américas se unieron en torno a la Organización de Estados Americanos (OEA) y “declararon que una democracia representativa es una condición indispensable para la estabilidad y el desarrollo de la región”.

Señaló adamás que esto reafirmado hace una década a través de la Carta Democrática Interamericana que declara: "los pueblos de las Américas tienen derecho a la democracia y los gobiernos tienen la obligación de promoverla y defenderla”.

El ejemplo de las Damas de Blanco

El mandatario recordó que durante años, a través de las Américas, muchos han hecho sacrificios extremos para defender lo que esa carta democratica representa, “incluso ahora” dijo Obama, en Cuba, “las Damas de Blanco marchan en digno silencio” en reclamo por la democracia y los derechos humanos en la isla.

El mandatario estadounidense recordó entonces que “los pueblos de las Américas han demostrado que no hay substituto para la democracia” y que los gobiernos “tenemos la obligación de defender esos logros”.

Y en el 10º aniversario de la Carta Democrática Interamericana “permítanme reafirmar los principios que sabemos son verdaderos" dijo Obama.

"Permítanme reafirmar el compromiso con la defensa de la democracia y los derechos humanos en nuestros países” a través del “fortalecimiento de las instituciones, las elecciones libres, legislaturas vibrantes, independencia judicial, libertad de prensa, militares profesionales bajo control civil, sociedades civiles fuertes, gobiernos transparentes y responsables”, porque en su opinión “eso es lo que hace a la democracia”, aseguró el mandatario.

El valor de la democracia

Pero además de la defensa de la democracia y los derechos humanos “dentro de nuestras fronteras, permítanme defenderla también a través de nuestro hemisferio”, agregó el presidente estadounidense.

Obama reafirmó que es el derecho de cada nación “seguir su propio camino y ninguna nación debería imponerle a otra su voluntad. Pero, seguramente todos estamos de acuerdo en que la democracia es más que una regla general y que la simple ostentación del poder no debería darle a ningún líder el derecho de suprimir los derechos de otros, y esos líderes deberían mantener el poder a través del consenso y no la coerción”, afirmó.

El presidente Obama fue enfático al señalar que “nunca debemos renunciar a apoyar el derecho de las personas a determinar su propio futuro, y esto incluye al pueblo de Cuba”.

Políticas para Cuba

El presidente Obama recordó además que “desde que asumí la presidencia, anuncié los cambios más significativos en décadas en la política hacia Cuba”, y que hicieron ordenazas para pemitir la visita de los familiares y el apoyo a las familias en Cuba para darle esperanzas económicas a los cubanos y “más independencia del gobierno de Cuba”.

Pero es necesario avanzar reconoció el jefe de Estado y para lograrlo “continuaremos buscando formas de aumentar la independencia de los cubanos que merecen las mismas libertades que cualquier otras personas en el hemisferio”.

Pero a la vez, reclamó que “al mismo tiempo, las autoridades cubanas deben tomar acciones significativas para respetar los derechos básicos del pueblo de Cuba, no porque Estados Unidos insista en ellos, sino porque el pueblo de Cuba lo merece”.

La transición democratica

Obama abogó a seguir el camino que tantas lecciones en la propia América Latina han demostrado como válidas, de transiciones hacia la democracia.

“No hay un modelo de transición democrática” afirmó el mandatario, pero recordó que la región reconoce que “las transiciones exitosas reclaman la fuerza moral de la no violencia, el diálogo abierto e inclusivo, la protección de los derechos básicos –como la libertad de expresión y asamblea-, responsabilidad por los errores del pasado y coordinar las reformas políticas con las reformas económicas, porque la democracia debe cumplir con las aspiraciones y necesidades básicas de las personas” afirmó Obama.

No soy el primero

Incluso, más allá de reconocer que “no soy el primer presidente de Estados Unidos en asumir el compromiso de un nuevo espíritu de asociación con nuestros vecinos de América Latina”, el presidente Obama, dijo que la oportunidad actual es lo que hace la diferencia.

El comercio entre Estados unidos y Latinoamérica sigue creciendo. “y cuando América Latina es más próspera, los Estados Unidos son más prósperos”.

E l presidente estadounidense insistió en que en las Américas no existen socios mayores o menores”. Sin embargo, destacó que las asociaciones compartidas “exigen responsabilidades compartidas” y ese es el camino que seguirá la región.

Desde el fin del mundo

El presidente Obama inicio su discurso recordando que “durante muchos años esta tierra ha sido llamada: la tierra del fin de la tierra. Pero en este siglo 21, esta tierra es una parte vital de un mundo interconectado”.

El mandatario destacó el ejemplo chileno de transición “que es posible una transición pacífica de la dictadura a la democracia”, un comentario que reconoció estaba realizando a “pocos pasos de donde Chile perdiera su democracia hace algunas décadas”.

Pero también Obama record que “el crédito por el éxito de Chile, le pertenece al pueblo chileno, a su valentía, sacrificio y perseverancia”, por lo cual el mandatario afirmó que “no podría imaginar un mejor para discutir esta nueva era de asociación que estados Unidos aspira, no sólo con Chile, sino a través de las Américas”.

El mandatario concluyó señalando que los viejos esterotipos de América Latina como una región de conflictos permanente han dejado paso “a lo que el mundo debe reconocer en América Latina como una de las regiones de crecimiento más dinámico que es verdaderamente”.

XS
SM
MD
LG