Enlaces para accesibilidad

Nuevas ideas sobre la leche materna


Autoridades alimentarias en Europa han dicho que los alimentos complementarios pueden introducirse a los cuatro meses.

Autoridades alimentarias en Europa han dicho que los alimentos complementarios pueden introducirse a los cuatro meses.

Una reciente investigación británica indica que alimentar a sus bebés exclusivamente de leche materna podría no ser lo más recomendable.

Nuevos estudios indican que los bebés alimentados exclusivamente de leche materna durante los primeros seis meses podrían presentar niveles bajos de hierro y tener más tendencia a desarrollar alergias.

Un equipo de pediatras de University College en Londres, está anunciando a las nuevas madres que alimentar a sus bebés exclusivamente de leche materna podría no ser lo más recomendable.

Los científicos británicos dicen que los menores podrían estar listos para hacer una transición a comidas sólidas a los cuatro meses.

Por otra parte, algunos recomiendan continuar con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (WHO, por sus siglas en inglés), que afirman que lo mejor es que los infantes se alimenten exclusivamente de leche materna durante sus primeros seis meses.

La recomendación de la organización ha sido acatada en muchos países, incluyendo un 65% de los países europeos, porque se base en 16 estudios. WHO concluyó que los bebés que se alimentaban exclusivamente de leche materna durante el primer semestre de vida tenían menos infecciones y experimentaban menos problemas de crecimiento.

Sin embargo, otro informe que analizó 33 estudios, dijo que la evidencia no era suficiente para no adelantar la introducción de sólidos a los cuatro meses.

Un estudio estadounidense, hecho en 2007, encontró que los bebés que se alimentaron exclusivamente de leche materna durante seis meses tenían más tendencia a desarrollar anemia que aquellos que empezaron a alimentarse con sólidos a los cuatro meses.

Mientras que los expertos recomiendan que en los países en desarrollo se siga la recomendación de los seis meses.

Sin embargo, esta práctica podría reducir la ventana de oportunidades para introducir nuevos sabores. En especial el de lo amargo, que tiene una conexión directa a los vegetales, y que si no se acostumbra el gusto, y por esto a comerlos, en el futuro puede crear problemas de salud como la obesidad.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria ha dicho que los alimentos complementarios pueden introducirse con seguridad a los cuatro meses.

XS
SM
MD
LG