Enlaces para accesibilidad

Mi nombre es Messi


Su nombre es Mario Nacional González, bautizado por su padre cuando el equipo ganó la final en 1963.

Su nombre es Mario Nacional González, bautizado por su padre cuando el equipo ganó la final en 1963.

¿Se ha puesto a pensar cuantos Diego, Ronaldinho o David han sido bautizados? Hay muchos esperando bautizar a sus hijos con el nombre de Messi.

Bautizar a un hijo con el nombre de su jugador favorito no es cosa de otro mundo, es quizás la más simple de las tradiciones para aquellos que aman este deporte.

En las calles de países que viven el futbol, lo más natural es cruzarse con los “Diego Armando” (Maradona), “Diego” (Forlan), “Enzo” (Franchescoli) y “Gabriel” (Batistuta).

Pero no vaya lejos, hay quienes se pasaron de la raya y hoy sus hijos llevan nombres de estadios, selecciones, equipos y hasta puntajes.

En Montevideo, en la puerta del estadio Centenario conocí a Mario Nacional González, su segundo nombre pertenece al equipo “Nacional”.

“Nací un día en que el Nacional salió campeón en el año 63 y mi viejo en honor al cuadro de sus amores me colocó el nombre”, me explicó Mario Nacional y tengo que reconocer que me costó escuchar su historia.

Mario Nacional estaba disfrazado (como se le ve en la foto) y acompañado de su hija, quien orgullosamente nos dijo que es “más fanática” que su padre.

“No me da pena verlo así disfrazado. Yo lo acompaño a todos los partidos y mis amigas vienen con nosotros al estadio. Este hombre es un orgullo del equipo Nacional”, nos dijo Karen.

Muchos consideran que esto, de bautizar a un hijo depende de los padres y que no le hace daño a nadie, pero bautizarlo como Carlos Dos-a-Uno o Victoria Celeste es extraño.

“Aquí en Uruguay no es extraño encontrarte con gente con nombres como Diego Armando, por Maradona, pero he escuchado nombres como Alberto Campeón o Roberto Tres-Dos”, me dijo Estevan Rosales en la puerta del Centenario. Fuera de Brasil, nadie bautizaría a su hijo Pele o Kaka. Su fonética no pasaría el registro de bautizo, ni en Bogotá, ni en Tegucigalpa.

“Kaka no es un nombre para caminar con orgullo por las calles de El Salvador. Imagínate que te llames Kaka González. Yo nunca bautizaría Kaka a mi hijo”. Según me contó Federico Reyes, un vendedor ambulante a quien conocí en Montevideo.

La moda ahora es Messi. Si bien nadie se llama Carlos Messi o Juan Messi, hay muchos esperando recibir en pleno bautizo católico su nombre: Luis Messi Carvajal.

Rodrigo Carvajal está casado y pronto va a tener un hijo. Su equipo favorito es el Peñarol y su pequeño ya tiene nombre reservado.

“La mama no está de acuerdo, pero mi suegro y yo sabemos que lo van a bautizar Luis por el abuelo, pero su segundo nombre será Messi”, me explicó con un orgullo que le sale de sus ojos y no sé si es por el bebe que está por nacer o por el segundo nombre que llevará.

Y si cree que es extraño bautizar a un hijo con el nombre de un jugador, no vaya lejos, Zinedine Zidane, el famoso jugador francés, bautizó a su hijo Enzo, por el ídolo uruguayo Enzo Franchescoli.

¿Con qué nombre bautizaría usted a su hijo?

XS
SM
MD
LG