Enlaces para accesibilidad

No más cajita feliz


La medida aprobada en la ciudad de San Francisco es en apoyo de los esfuerzos de combate a la obesidad infantil.

La medida aprobada en la ciudad de San Francisco es en apoyo de los esfuerzos de combate a la obesidad infantil.

Se limita incluir juguetes en comidas con cierto nivel de sodio y calorías, o que 35% de sus calorías sean de grasas.

La ciudad estadounidense de San Francisco es famosa por sus calles con marcadas ondulaciones, la brisa del mar, sus tranvías y su estilo de vida.

Sin embargo, ahora también ha ganado reconocimiento por ser la primera gran ciudad estadounidense que limita a los restaurantes de comida rápida, la opción de incluir juguetes en el menú que acompaña los paquetes para niños, cuando la comida no cumpla con ciertas normas nutricionales.

"Lo que comen nuestros niños es lo que los enferma y gran parte de eso es comida rápida", dijo el supervisor Eric Mar, el principal promotor de la medida.

La orden, que entrará en efecto en diciembre del próximo año 2011, define que está prohíbo regalar juguetes a los niños en las comidas rápidas que tengan más de 640 miligramos de sodio, 600 calorías, o que 35% de sus calorías provengan de grasas.

También establece un límite a las grasas saturadas y las grasas trans. La medida incluye la exigencia de que se incluyan frutas y verduras con cada comida en la que se regalen juguetes.

El alcalde Gavin Newsom calificó a la medida como "una intrusión gubernamental errada y sin precedentes a las responsabilidades de los padres y las elecciones privadas" y dijo en un comunicado que la ciudad debe continuar combatiendo la obesidad infantil, pero que la norma tiene un enfoque equivocado.

"Los padres, no los políticos, deben decidir qué comen sus hijos, especialmente cuando se trata de gastar su propio dinero", dijo Newsom.

Sólo en el 2006 los restaurantes de comida rápida, como McDonald's y Burger King, gastaron $161 millones de dólares en anuncios publicitarios para niños menores de 12 años y aproximadamente $360 millones de dólares en los juguetes que se distribuyeron con sus comidas, según un reporte de la Comisión Federal de Comercio del 2008.

La Junta de Supervisores municipal aprobó la medida con ocho votos a favor y tres en contra. El resultado implica que ésta sobrevivirá a un veto que tenía planeado el alcalde Gavin Newsom.

XS
SM
MD
LG