Enlaces para accesibilidad

La nieve en Boston no tiene que ver con el cambio climático

  • Voz de América - Redacción

Una mujer lucha contra el viento y la nieve en Boston Massachusetts hace dos días.

Una mujer lucha contra el viento y la nieve en Boston Massachusetts hace dos días.

No hay suficiente información como para hacer la conexión entre las tormentas que blanquearon el noroeste de Estados Unidos con el calentamiento global.

Las tormentas de nieve de la semana pasada y principios de ésta son eventos aislado que no tienen que ver con el cambio climático global, según un funcionario de la Administración Nacional Océanica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA por sus siglas en inglés).

“No se puede relacionar un evento extremo individual como un evento de nieve, como una ola de aire frío… al calentamiento global”, dice Wayne Higgins.

Explica que lo que causó la tormenta fue el aumento de la humedad en el aire, alimentada por una franja de viento que recogió vapor de agua de la corriente caliente del Golfo. Esta chocó con aire más frío del Ártico, algo común en esta época.

Sin embargo, las tormentas de nieve en Estados Unidos están en aumento, de acuerdo a un reporte publicado el boletín de la Sociedad Meteorológica Americana. Establece que desde 1960 son dos veces más frecuentes que en los 60 años previos.

Higgins afirma, sin embargo, que no hay suficiente información como para hacer la conexión entre las tormentas que blanquearon el noroeste de Estados Unidos con el calentamiento global.

Higgins asegura que los científicos están comenzando a relacionar los patrones globales con los eventos climáticos extremos, como las olas de calor en Europa, las copiosas lluvias en Asia y las sequías en Australia, África y California, esta última sufriendo su sequia más severa en un cuarto de siglo. El impacto, dice Higgins, es enorme.

“Por ejemplo, la capacidad de mantener los niveles de agua en los reservorios no existe, y así, por supuesto, conseguir agua se vuelve un problema”, dijo. “Y a medida que avanzamos en el tiempo –si continuamos a proyectar que habrán un número continuo o mayor de sequías en esa región—se puede observar que hay un gran riesgo para el abastecimiento de agua”.

La tendencia del calentamiento global está relacionada con el aumento del bióxido de carbono que se origina en carbón que quemamos, la electricidad que usamos y los autos que manejamos. Esos gases están calentando el planeta.

Higgins afirma que los extremos que vivimos hoy en día son una señal de que habrá lluvias, sequías y olas de calormás frecuentes y más intensas en el futuro.

2014 fue el año más caliente de la historia.

XS
SM
MD
LG