Enlaces para accesibilidad

Nicaragua: depende de donde lo mires

  • Jóvenes corresponsales

Para algunos la libertad de prensa es un derecho garantizado, pero en Nicaragua la historia es otra y tiene que seguir luchando.

Para algunos la libertad de prensa es un derecho garantizado, pero en muchos lugares de Latinoamérica hay que seguir luchando por él.

Repasemos la situación de Nicaragua.

“Podemos hacerla corta. Libertad de prensa en Nicaragua: cero”, fue una de las respuestas que recibí al indagar sobre el tema.

Paul es holandés, pero reside en Uruguay junto a su esposa Aura y la sobrina de ésta, Vicenta. Ambas son nicaragüenses y tuve la oportunidad de charlar con ellas.

Vicenta es joven y llegó a este país hace solo tres meses, por lo cual consideré que ella podría darme una idea clara de cómo se vive en su tierra natal.

Hablamos acerca de “Hoy” y “La Prensa”, los diarios más populares en Nicaragua según me comentó. Pero agregó que en su pueblo no se acostumbra mucho leer el diario o mirar informativos. Tampoco recordaba que se hablara de censura o de casos recientes de crímenes contra periodistas.

Por las notas y comentarios a los que pude acceder en internet, varias personas piensan que el gobierno de Daniel Ortega, presidente de Nicaragua desde 2007, se asemeja cada vez más al de Hugo Chávez, en Venezuela, en cuanto a su relación con los medios.

Le pregunté a la familia si compartían esta postura. Vicenta manifestó no conocer la situación de Venezuela, en tanto que Paul opinó que sí, que muchos de los gobiernos de América Latina van por el mismo camino.

Él ha visitado Nicaragua en más de una ocasión y afirma que el problema es que no solo no hay libertad de prensa, sino que la gente no se da cuenta de ello. Habló de que el analfabetismo (superior al 20% de la población) y la falta de interés por la política y los asuntos de actualidad son herramientas útiles para el gobierno de turno.

Aura, por ejemplo, emigró cuando tenía 14 años y nunca había recibido educación formal. Aprendió a leer y a escribir pagándose una profesora particular aquí en Uruguay. Ella dio fe de que sólo cuando estuvo fuera del país se dio cuenta de cómo se vive en Nicaragua, y dice que por eso está intentando ayudar a sus sobrinos.

Para entender el presente de Nicaragua probablemente debamos ahondar más en su fascinante y -al menos para mí- desconcertante historia reciente.

Resumiendo, digamos que hoy, después de muchos altibajos, la prensa está en una situación crítica. Y me atrevo a decir esto desde el momento en que, siendo totalmente ajena a la realidad del país, no me ha quedado claro nada de lo que he leído en sus diarios. Para casi todos los hechos hay dos versiones opuestas, con muchas acusaciones y pocas pruebas.

Según el diario El País, el presidente Ortega compró un canal de televisión secretamente a principios de 2010. El Informe correspondiente a ese año de la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos) no hace mención del asunto.

La organización sí destaca su preocupación ante hechos de violencia hacia periodistas y que “instituciones estatales habrían impedido que periodistas de medios de comunicación independientes participaran en algunas conferencias de prensa acerca de temas de interés público”.

Preocupa especialmente la posible manipulación económica mediante la publicidad: si el gobierno elije al medio que menos lo critica para colocar allí los anuncios estatales, los demás se ven perjudicados.

Samuel Santos, ministro nicaragüense de Exteriores, dijo en una entrevista con El País que “en Nicaragua no hay libertad de expresión para el gobierno”. Explicó que, aunque respeta la libertad de prensa, le molesta que los periodistas hagan tanto énfasis en sus malas gestiones, “hay una campaña mediática que no señala los éxitos ni los triunfos que hemos obtenido”, observó el funcionario.

Nathalie Hernández Clavijo tiene 18 años de edad y es una de las Jóvenes Corresponsales de Estados Unidos. Estudia 6º año de liceo en el Liceo Departamental Nº1 Profesor Juan Luis Perrou. Actualmente vive en la ciudad de Colonia del Sacramento.

XS
SM
MD
LG