Enlaces para accesibilidad

Ni la mano de dios ayuda a Maradona

  • Gesell Tobías - Washington, DC

Paraguay terminó de poner el dedo en la llaga de Argentina que volvió a perder y de manera consecutiva luego de doblar las rodillas ante Brasil en casa propia hace unos días.

La pregunta es ¿Qué está pasando con Argentina? Tiene a muchos de los mejores jugadores del mundo, incluido el mejor: Lionel Messi. Es dirigida por Diego Maradona, el ídolo histórico del fútbol argentino y cuenta con una de las federaciones más fuertes del fútbol en América.

Por si eso fuese poco, sus fanáticos son incondicionales. Llenan los estadios a reventar y hacen su parte ofreciendo un ambiente hostil al equipo contrario en cada partido. Pero nada parece funcionar.

La albiceleste no encuentra el rumbo. En su última aparición, Paraguay no sólo le ganó por marcador de 1-0, sino también terminó de dar el tiro de gracia a un equipo que tiene para más.

Argentina se encuentra en el quinto puesto de la tabla general y ya no depende de sí misma para alcanzar su boleto a Sudáfrica.

Al igual que en la derrota ante Brasil, ante Paraguay tampoco quedó claro a qué juega el equipo dirigido por Maradona.

Argentina no tuvo un concepto colectivo de juego y cuando eso pasa los equipos terminan dependiendo exclusivamente de sus individualidades. Las alarmas volvieron a encenderse cuando la celeste no propuso ni una sola llega de peligro en el arco rival en todo el primer tiempo.

Los medios critican duramente a Messi, Maradona lo defiende, mientras que miles de fanáticos culpan al astro por el fracaso del equipo.

El 10 u 11 de octubre, Argentina será local ante Perú y tres o cuatro días más tarde visitará a Uruguay, y aunque gane ambos partidos, los puntos no serán suficientes si sus más cercanos seguidores hacen su trabajo.

De perder cualquiera de esos partidos, Argentina podría estar directamente fuera del próximo mundial y será prueba irrefutable de que dios ya olvidó la mano que un día le dio a Maradona.

XS
SM
MD
LG