Enlaces para accesibilidad

NBA: el Heat domina a los Mavs


LeBron James fue incontrolable para la defensa de Dallas, concretando volcadas espectaculares, tras lo cual fue elegido el mejor jugador de la primera final.

LeBron James fue incontrolable para la defensa de Dallas, concretando volcadas espectaculares, tras lo cual fue elegido el mejor jugador de la primera final.

Desde el primer minuto LeBron James por el Heat y Dirk Nowitzki por los Mavs, dejaron claro que estaban dispuestos a dar la cara por sus equipos.

La belleza estuvo en la lucha, en dos defensas brutales y dos estrellas que se elevaron sobre el resto, que no decepcionaron, LeBron James y Dirk Nowitzki.

La primera final de la NBA la ganaron los Heat de Miami por 92 a 84 sobre los Mavericks de Dallas, manteniendo el invicto de postemporada en su estadio en el sur de Florida.

Fue un juego de estrategias ofensivas y defensivas en el campo de batalla en que se convirtió el American Airlines Arena de Miami, donde nadie regaló nada y donde el factor decisivo fue la aparición de Dwayne Wade en toda su dimensión en los últimos cinco minutos.

El alero de Miami fue insuperable en defensa donde combinó rebotes y tapones, e imparable en ataque, con una mezcla perfecta de lanzamientos letales y asistencias espectaculares.

Ceños fruncidos, gestos adustos y una actitud decidida en busca de victoria fue el santo y seña para la primera final entre dos equipos experimentados y maduros.

Desde el primer minuto LeBron James por los Heat de Miami y Dirk Nowitzki por los Mavs, dejaron claro que estaban dispuestos a dar la cara por sus equipos.

No fallaron ninguno de los lanzamientos importantes, no dudaron en dar las asistencias justas, comprometerse en defensa y liderar a sus equipos. Y este fue sólo el primer partido.

Jason Kidd, Shawn Marion y Jason Terry emergieron en la primera mitad como los socios perfectos de Nowistki, dando el liderazgo a Dallas en la primera mitad. Un gran arranque del tercer cuarto colocó incluso a los visitantes con la mayor ventaja del partido hasta ese momento, de ocho puntos.

Sin embargo, LeBron James rápidamente reclamó el apoyo de Bosh y Wade para acortar las distancias y luego, el propio James puso a Miami al frente con un triple espectacular en el último segundo.

De la misma forma, el local abrió el cuarto período. La consistencia de Miami le permitió mantener un liderazgo de cuatro a seis puntos hasta los últimos minutos, donde Wade desplegó un concierto de básquetbol y el Heat consiguió la primera diferencia de dos dígitos, con un liderazgo cómodo de 10 puntos.

El último minuto se vivió en medio de la celebración del público vestido a pleno de blanco y ondeando pañuelos también blancos, para dar una ovación a la espectacular acción final donde Wade se escapó de toda la defensa de Dallas para dar una asistencia perfecta a James por sobre el cesto para que la estrella del Heat completara una gran volcada.

La primera final se selló con una victoria con autoridad del Heat de Miami, aunque Dallas demostró que ofensivamente tiene con qué hacer mucho daño a la mejor defensa de la postemporada.

Ahora para ambos entrenadores será tiempo de hacer ajustes, recuperar el físico de los jugadores y reecontrarse el jueves 2 de junio de 2011 en la segunda final, nuevamente en South Beach, en Miami.

XS
SM
MD
LG