Enlaces para accesibilidad

Náufrago salvadoreño: "Ya no voy a hablar más"

  • Voz de América - Redacción

A su llegada al aeropuerto de El Salvador, José Salvador Alvarenga intenta hablar, pero no pudo dirigirse a los periodistas que esperaron por horas.

A su llegada al aeropuerto de El Salvador, José Salvador Alvarenga intenta hablar, pero no pudo dirigirse a los periodistas que esperaron por horas.

José Salvador Alvarenga es recibido con gran expectativa por los periodistas y familiares, pero no respondió a preguntas y fue trasladado del aeropuerto a un hospital.

El náufrago salvadoreño que sobrevivió en el Océano Pacífico por más de un año tomando agua de la lluvia y sangre de tortuga llegó a El Salvador y fue internado de inmediato para someterse a un examen mèdico donde le han detectado anemia, pero por lo demás disfruta de buen estado de salud, afirman los médicos.

Luego de abrazar a sus padres y a su hija desde la cama del hospital, José Salvador Alvarenga pidió privacidad y que lo dejaran tranquilo disfrutar del tiempo con sus familiares porque por ahora "no estoy dispuesto a hablar más ni quiero que me hagan más preguntas", dijo acostado desde la cama donde se recupera.

Un periodista que estuvo en el mismo vuelo que José Salvador Alvarenga en su viaje de regreso desde Islas Marshall hasta El Salvador declaró que estuvo tranquilo durante el viaje, pero que no quiso hacer ninguna declaración.

El ministro de relaciones exteriores de El Salvador, Jaime Miranda y otros funcionarios saludan a Alvarenga mientras descansa en una camilla donde revisan sus signos vitales.

El ministro de relaciones exteriores de El Salvador, Jaime Miranda y otros funcionarios saludan a Alvarenga mientras descansa en una camilla donde revisan sus signos vitales.


Decenas de periodistas, familiares y curiosos aguardaron la llegada de Alvarenga durante horas en el aeropuerto de El Salvador, para que el náufrago considerado un héroe contara su historia, algo que no sucedió.

Alvarenga bajó del avión algo confundido y falto de aire por lo que fue recibido por una ambulancia donde se le revisaron los signos vitales. Posteriormente en silla de ruedas lo trasladaron a una sala del aeropuerto donde lo esperaba la prensa, pero prácticamente no mencionó palabra, al parecer por la emoción.

Según Nery Mabel Reyes, corresponsal de la Voz de América, José Salvador Alvarenga fue recibido por funcionarios de la Organización Internacional de las Migraciones OIM, de la Cancillería de El Salvador y familiares, quienes agradecieron a Dios por conservarlo con vida.


“Gracias a Dios que él salió de ahí y primero Dios él le va a dar las gracias a Dios... ha hecho el milagro que él sobreviva, imagínese, tiene que dar un testimonio acerca de lo que ha vivido", decían María Elena y Marisol, primas del náufrago.

Del aeropuerto internacional Alvarenga fue traslado al hospital San Rafael, en Santa Tecla ahí lo esperaba un equipo multidisciplinario para practicarle un examen médico.

“Van a haber médicos radiólogos internistas, una nutricionista y psiquiatra porque no solo nos interesa la salud física sino también la salud mental”, dijo el director del centro médico Yerles Hernández.

Se supo que su madre, su padre y su hija llegaron al hospital alrededor de la medianoche y se reencontraron con Alvarenga en la habitación de un hospital.

Según los médicos, el hombre de 37 años se encuentra estable, pero permanecerá en el hospital al menos 24 horas más para ser sometido a más exámenes.

Posteriormente podrá viajar a su hogar en su pueblo natal Garita Palmera donde lo esperan para una gran bienvenida.
XS
SM
MD
LG