Enlaces para accesibilidad

Dan de alta a náufrago perdido en Carolina del Norte

  • Voz de América - Redacción

El estadounidense pasó más de dos meses a la dervia en el océano Atlántico y bajó más de 90 libras en esta odisea.

El estadounidense pasó más de dos meses a la dervia en el océano Atlántico y bajó más de 90 libras en esta odisea.

Louis Jordan, de 37 años fue reportado como desaparecido desde el 29 de enero cuando salió de pesca, logró sobrevivir capturando peces con las manos y bebiendo agua lluvia.

Louis Jordan, de 37 años se encuentra en perfecto estado de salud y fue dado de alta antes de lo previsto del hospital de Norfolk, Virginia a solo un día de ser rescatado de alta mar, donde se encontraba a la deriva por más de dos meses.

El estadounidense, según cuenta la familia pasó 66 días a la deriva en un velero en el océano Atlántico y fue milagrosamente rescatado por un barco y trasladado a tierra por un helicóptero, según informó el servicio de guardacostas de Estados Unidos.

Louis Jordan fue reportado desaparecido desde el 29 de enero cuando salió de pesca, logró sobrevivir capturando peces con las manos y bebiendo agua lluvia, según los guardacostas, en un caso muy similar al del náufrago salvadoreño José Salvador Alvarenga en marzo del año pasado.

Jordan fue trasladado a un hospital de Norfolk, en Virginia por un helicóptero que lo recogió en el buque alemán Houston Express, que lo encontró a la deriva a unos 322 kilómetros de las costas de Carolina del Norte.

Estaba herido de un hombro y deshidratado, dijeron la Guardia Costera y su familia. Las autoridades pensaban que Jordan se encontraría más deteriorado con ampollas y severa insolación y deshidratación, pero no fue así y su recuperación fue sorprendente.

Frank Jordan, padre del navegante,dijo a CNN cómo se averió el velero que, según medios estadounidenses, volcó y quedó con su casco hacia arriba. El padre ha señalado que siempre confió en que su hijo podría sobrevivir pese a su inexperiencia como navegante.

Ha agregado que cree que su "fuerte constitución" y las creencias religiosas ayudaron a su hijo a sobrevivir. "Él ya me llamó y me contó que estuvo rezando todo el tiempo", ha manifestado.

Jordan estaba viviendo en su bote en una marina en Conway, Carolina del Sur, hasta enero, cuando dijo a su familia que iba mar adentro a pescar, dijo su madre, Norma Davis.

XS
SM
MD
LG