Enlaces para accesibilidad

NASA lanza el Gloria


Los ingenieros utilizaron una bolsa para proteger el sensor de aerosoles del Gloria, mientras lo transportaban a la base de lanzamiento.

Los ingenieros utilizaron una bolsa para proteger el sensor de aerosoles del Gloria, mientras lo transportaban a la base de lanzamiento.

El satélite Gloria se unirá, cuando llegue a órbita terrestre, a una caravana de satélites recogiendo información sobre el clima de nuestro planeta.

La agencia espacial de Estados Unidos, NASA, lanzará mañana, 23 de febrero de 2011, un satélite para analizar el aire producido por volcanes, incendios forestales, chimeneas y tubos de escape.

El satélite Gloria, una misión de $424 millones de dólares, está programado para despegar antes del amanecer de la Base Aérea Vandenberg a bordo de un cohete Taurus XL. Una vez elevado a una altitud de 700 kilómetros, se unirá a una flota de satélites que ha estado recogiendo datos sobre el clima por años.

Su función principal será estudiar las finas partículas suspendidas en la atmósfera conocidas como aerosoles, las cuales son más pequeñas que el diámetro de un cabello humano.

Los aerosoles pueden ser rastreados por los científicos a través del globo y son en gran parte responsable de la producción de días nublados.

La NASA ha señalado que se sabe muy poco acerca de los aerosoles y sus efectos sobre el clima. Según la agencia, una mejor comprensión es fundamental para mejorar los modelos climáticos.

Durante el último siglo, las temperaturas medias del planeta han subido algo menos de 1 grado centígrado en todo el mundo. Los científicos culpan al dióxido de carbono, sobre todo por la quema de carbón, petróleo y otros combustibles fósiles, como la causa principal del calentamiento global.

A diferencia de los gases del efecto invernadero que persisten en la atmósfera durante años, los aerosoles son de corta duración, permanecen en el aire por semanas, por lo que es mucho más difícil medirlos que el dióxido de carbono.

Un 90% de los aerosoles procede de fuentes naturales tales como cenizas volcánicas, polvo del desierto y el humo de los incendios forestales. El resto es de la actividad humana.

Los aerosoles pueden influir tanto en el calentamiento, como en el enfriamiento del planeta, gracias a su color y composición química.

Decenas de satélites han estudiado los aerosoles en los últimos 50 años. Pero el satélite Gloria está diseñado para hacer las mediciones de aerosoles más precisas.

Además del seguimiento de los aerosoles en la atmósfera, el Gloria también monitoreará los cambios en la actividad solar para determinar el efecto del sol sobre el clima.

El satélite Gloria funcionará durante al menos tres años y fue creado a partir del reciclaje de una misión que nunca voló.

XS
SM
MD
LG