Enlaces para accesibilidad

Derrame tóxico en un río de Colorado

  • Voz de América - Redacción

Aguas tóxicas cambian el color del río Ánimas en el Condado La Plata, estado de Colorado.

Aguas tóxicas cambian el color del río Ánimas en el Condado La Plata, estado de Colorado.

Más de un millón de galones de aguas tóxicas y ácidas siguen fluyendo en el río Ánimas, en Colorado, a un ritmo de 2.000 litros por minuto.

Aguas tóxicas de una mina de oro abandonada continúan vertiéndose en un río de Colorado, dando al agua un tinte amarillo mostaza que ha causado asombro y horror a los habitantes del suroeste del estado.

Según la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, EPA, más de un millón de galones de aguas tóxicas y ácidas –cargadas además con residuos de minerales pesados como cadmio, arsénico, cobre, plomo y zinc- siguen cayendo al río a un ritmo de 2.000 litros por minuto.

El desastre ambiental habría sido causado por trabajos de limpieza que la propia Agencia realizaba el miércoles pasado en la mina abandonada Gold King, unas 55 millas al norte de Durango.

Al parecer, trabajadores rompieron accidentalmente una especie de represa de escombros, que se había formado dentro de la mina.

La contaminación se ha extendido desde el río Ánimas que desemboca en el río San Juan en los estados de Nuevo México y Utah, hasta el río Colorado.

La EPA dice que cerca de la mina, el agua registra un pH de 3,74 similar a la acidez de un jugo de tomate, pero corriente abajo, los niveles de pH llegan a 4,8 que se acerca a la acidez de un café negro.

La agencia dijo que ha construido dos estanques en los que está recogiendo y revisando los contaminantes, pero aún no se sabe ni el tiempo que tomarán los esfuerzos de limpieza, ni sus consecuencias ambientales.

Funcionarios locales en las áreas afectadas han cerrado las plantas de tratamiento de agua que tienen acceso al río. La EPA ha advertido al público no acercarse al río y evitar que los animales beban de sus aguas.

XS
SM
MD
LG