Enlaces para accesibilidad

ONU anuncia desplazamiento de civiles al oeste de Mosul

  • Voz de América - Redacción

En total, desde que el pasado octubre de 2016 Irak inició la operación para retomar Mosul, unos 345.000 civiles se han visto obligados a dejar sus casas, de los cuales unos 275.000 aún no han regresado.

La ONU alertó un posible desplazamiento masivo de civiles de la parte occidental de la ciudad iraquí de Mosul, lugar que las fuerzas gubernamentales están tratando de arrebatar a los yihadistas del Estado Islámico (EI).

Según Naciones Unidas, desde que a mediados de febrero se inició la ofensiva en esa zona de la localidad, han huido unos 120.000 civiles de los alrededor de 800.000 que vivían en esa zona.

El desplazamiento de población, advierte la organización, está produciéndose a un ritmo mucho mayor que el vivido durante la toma de Mosul oriental, que el Ejército iraquí y sus aliados completaron en enero.

"Es diferente", advirtió la coordinadora humanitaria para Irak de la ONU, Lise Grande, en una teleconferencia con periodistas en la sede de Naciones Unidas.

Un hombre y un niño llevan provisiones de alimentos distribuidas por las fuerzas de seguridad iraquíes cerca de la línea de frente durante la lucha contra el Estado islámico en el oeste de Mosul, Irak, miércoles, 15 de marzo de 2017.
Un hombre y un niño llevan provisiones de alimentos distribuidas por las fuerzas de seguridad iraquíes cerca de la línea de frente durante la lucha contra el Estado islámico en el oeste de Mosul, Irak, miércoles, 15 de marzo de 2017.

Según Grande, ahora hay posibilidades de que se produzca un "éxodo masivo" y dudas de que las agencias humanitarias dispongan de los recursos suficientes para responder.

La ONU estima que quedan en Mosul occidental entre 650.000 y 680.000 civiles, de los cuales unos 400.000 residirían en el casco antiguo de la ciudad, donde actualmente se centran los combates.

"Tememos que los civiles allí puedan estar atrapados en una situación extremadamente peligrosa", dijo Grande, quien aseguró que aquellas familias que huyen también se enfrentan a grandes riesgos, incluidos ataques por parte del EI.

La situación humanitaria podría complicarse aún más con el paso del tiempo, según la responsable de la ONU, que aseguró que no puede descartarse que el casco antiguo de Mosul termine siendo objeto de un prolongado asedio.

Grande destacó además que los civiles que están saliendo de la zona lo hacen en condiciones muy difíciles y hablan de grandes carencias de comida y agua dentro de la ciudad.

En el caso de la zona oriental de la ciudad, reconquistada a finales de enero, los peores pronósticos de la ONU no se hicieron realidad.

Las fuerzas conjuntas iraquíes lanzaron la ofensiva sobre el oeste de Mosul el pasado 19 de febrero y desde entonces han recuperado un 50 por ciento de su superficie.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG